Reflexiones 


¿Qué es la Ley de Seguridad Ciudadana? Aspectos inconstitucionales (II)

 

Como continuación de la primera entrada, pasamos a comentar lo que dejamos abierto en cuanto a el análisis del contenido de la nueva Ley de Seguridad Ciudadana:

Uno de los aspectos que se consideran contrarios a la constitución es la posibilidad que contempla la ley de identificación de personas, en su artículo 16, cuando existan indicios de que han podido cometer una infracción o se sospeche que pueda cometerla, lo que resulta incompatible con el Artículo 17 de la Constitución, que proclama el derecho a la libertad y a la seguridad.

Por otro lado, uno de los asuntos que se considera confronta abiertamente con la Constitución es el establecimiento de controles en las vías públicas y la restricción del tránsito en las mismas, en su artículo 17, en este punto, los términos de justificación de la intervención de los poderes públicos son muy amplios y no adecuados a los límites constitucionales del concepto de seguridad ciudadana.

En el artículo 19 se establecen las diligencias de cacheo e identificación, apoyando esta práctica en la ocasión de controles preventivos, lo que puede poner en peligro el respeto a la intimidad y dignidad, dado que es impreciso e incompleto la definición  de las situaciones en las que proceda  este tipo de intervenciones.

A continuación, resulta vulnerado el derecho de reunión recogido en el artículo 21 de la Constitución, en este sentido el artículo 22 del anteproyecto a través de una expansión de  las causas de  disolución de reuniones y manifestaciones.

Se pone en entredicho también, la colaboración entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en su artículo 23, en el que el texto del Interior permite a los vigilantes de seguridad colaborar con la policía en la disolución de reuniones y manifestaciones, esto desvirtúa el ejercicio del derecho fundamental, ya que la defensa del mismo está atribuida únicamente a la autoridad gubernativa y por tanto a las fuerzas de orden estatales.

Policías en manifestación

Policías en manifestación

Como últimos apuntes, las medidas extraordinarias previstas en situación de emergencia en el artículo 20 del texto, presentan un excesivo margen de discrecionalidad policial, entre las que se incluye las de prohibición de paso y retención de personas.

Por último nos encontramos con problemas de taxatividad, como hemos anunciado más arriba, puesto que se produce la  tipificación de infracciones administrativas, que ya son faltas penales con la consecuencia de que sea la Administración quién imponga la sanción , en lugar de un órgano judicial, lo que en cierto modo puede crear inseguridad jurídica y afectar a las garantías del proceso.

Una vez dadas ciertas pinceladas sobre las manifestaciones de inconstitucionalidad del texto de Interior, concluimos que el Consejo General del Poder Judicial a través de su función consultiva, cree necesario adecuar el concepto de seguridad ciudadana a los límites constitucionales y censura por ello el proyecto al considerarlo que no cumple los mismos, con la consecuencia de que los artículos cuestionados tengan que ser adaptados a las directrices que se consideren respetuosas con la constitucionalidad que debe respaldarlas.

Cabe preguntarse si tales novedades, con el objeto de amparar la seguridad, lo que logran con ello es menoscabarla.

¿Dónde pueden encontrarse los límites entre la libertad y sus distintas formas de manifestarse y la seguridad que debe ir aparejada a ésta?

Vía| elpais, elmundo, lavanguardia, 20minutos

Más información| noticiasjuridicas, la moncloa

Imagen| Policías, Seguridadciudadana

En QAH| La nueva Ley de “seguridad ciudadana” ¿Cuántos derechos podría infringir esta Ley?

RELACIONADOS