Cultura y Sociedad, Historia 


¿Qué es la Historia?

Obra de Keith Jenkins que tiene por título “Repensar la Historia”

Para responder esta pregunta me basaré en el historiador Keith Jenkins que sigue la rama teórica postmoderna de la historiografía.

El pasado ha sucedido. Es irrecuperable como un acontecimiento real. La historia es lo que los historiadores hacen del pasado al estudiarla, por lo tanto, la historia es el trabajo de los historiadores, es decir, lo que encontramos literalmente en las estanterías de las bibliotecas gracias al trabajo de estos.

Esto se explica más fácilmente de la siguiente manera: Si estudias el libro de un autor estás aprendiendo conceptos históricos según el trabajo de ese historiador, por lo tanto, estás aprendiendo historia según ese autor y según los filtros y pautas que sigue ese historiador.

Siendo el pasado lo sucedido anteriormente y la historia lo escrito en el pasado y el pasado en sí, se entiende que son dos conceptos diferentes. Para encajar pasado e historia lo hacemos a través de la epistemología, es decir, el conocimiento.

Keith Jenkins es un historiador británico de la rama historiográfica de la postmodernidad. Entre sus obras más destacadas se encuentran “Repensando la Historia” o “¿Por qué la Historia?”

En el caso de la historia es bastante difícil aplicar el conocimiento a algo que ya no existe, como es el pasado. Por lo tanto el conocimiento del historiador está sujeto a presiones actuales (políticas, económicas, sociales etc.) No existe una objetividad al cien por cien dentro de nuestra ciencia histórica y es debido al no conocimiento del pasado, pero a la vez, el pasado es necesario que sea desconocido pues si no fuera así, el trabajo del historiador no tendría sentido ya que es inútil recalcar una y otra vez lo ocurrido en un momento determinado.

La historia es una ciencia frágil desde el punto de vista epistemológico por cuatro razones:

-Ningún historiador puede recobrar la totalidad del pasado, el contenido del mismo es ilimitado y el acercamiento al pasado con exactitud es imposible científicamente, casi todo ha desaparecido.

Ningún relato puede recobrar el pasado pues el pasado no es ningún relato verdadero al cien por cien. Solo tenemos capacidad de juzgar un relato de un historiador en comparación con otro relato de otro historiador.

La historia es una construcción personal independientemente del grado de realidad o ficción que aporte. Nadie puede abstraerse de su presente y por lo tanto los ideales que vive a diario.

El historiador sabe más del pasado que los propios contemporáneos de ese pasado. Capta fragmentos que solo se consiguen retrospectivamente.

La historia, por tanto, es un discurso cambiante y creado por los historiadores que hacen del pasado diferentes lecturas. A pesar de esto, los historiadores siguen estudiando la historia con objetividad y en busca de una verdad que parece imposible científicamente. En este afán sobre la verdad se abren camino diferentes metodologías dependientes de ideologías.

Las metodologías difunden diferentes ideologías en las masas y aquí es destacable el papel de la pedagogía.
Quien defiende la historia neutra que se da en las escuelas, defiende que esta manera de educar no implica el acercamiento a ninguna ideología pero, como se ha demostrado, es imposible que la historia per se, tenga un significado y por lo tanto necesita un significado externo dado por historiadores actuales que utilizan ideologías actuales. Por lo tanto la pregunta real que debemos hacernos es ¿Para quién es la historia? Y no ¿Qué es la historia?

 

Vía| Keith Jenkins, Repensar la Historia. Madrid: Siglo XXI, 2009.

Más Información| Entrevista a Keith Jenkins (inglés).

Imágenes| Portada del libro, Keith Jenkins.

 

RELACIONADOS