Cultura y Sociedad 


¿Qué es la glosofobia? (I)

Si escuchamos la palabra glosofobia, probablemente muchos no sepáis qué trastorno representa. Pero si decimos miedo a hablar en público la cosa cambia. Una exposición en la Universidad, una entrevista grupal para un puesto de trabajo, o unas palabras en la boda de un familiar, son algunos ejemplos de la vida cotidiana a los que cualquiera de nosotros tendrá que enfrentarse en más de una ocasión, y lo que para muchos supondrá un gran problema.

Expresarse correctamente y conseguir hacer llegar al público las ideas que se quieren transmitir, es esencial tanto a nivel personal como profesional, y lo cierto es que en España existe una falta de preparación en este campo.

Según Susana Sosa, directora de Servicio Adecco Professional, el 75% de los españoles sufre ansiedad, miedo o nerviosismo al tener que hablar delante de un número de personas más o menos elevado, y aunque esta habilidad siempre ha estado ligada a altos cargos y directivos, hoy día nos encontramos en una sociedad donde la comunicación es imprescindible a cualquier nivel.publico

La oratoria es una de las habilidades más antiguas del ser humano. Ya en la época de los romanos era una de las materias más importantes en las que formarse. Esta habilidad para hablar el público ha de comenzar a practicarse desde la infancia, continuando su desarrollo durante toda la etapa educativa.  Sin embargo, esto no sucede, y sólo y en determinados casos, los jóvenes al llegar a la universidad se encuentran ante el reto de enfrentarse a un auditorio pendiente de sus palabras.

La falta de práctica no sólo supone un problema para la persona en cuestión. En las compañías, comunicar, persuadir, y ganarse la confianza de los clientes es uno de los factores claves para la consecución de cualquier objetivo. Por ello, la formación para desarrollar esta habilidad es tan necesaria como saber leer o escribir.

La preparación del discurso, la práctica, y aceptar las críticas, son formas concretas de mitigar las sensaciones de ansiedad o nerviosismo, pero a la vez existen características propias de determinadas personalidades que pueden influir de manera negativa a la hora de hablar en público de una manera relajada y segura.

La ansiedad es la reacción que sentimos cuando creemos que perdemos el control ante una situación donde nos están evaluando. El temblor de voz, la sudoración, las molestias digestivas, la tensión muscular o el tartamudeo, son algunos signos de glosofobia.

En cuanto al perfil más propenso a sufrir este trastorno, encontramos a “personas que tienen mayor temor a ser evaluadas y a aquellas con un carácter obsesivo, perfeccionista, o controlador, así como personas introvertidas, ansiosas o neuróticas”, según indica Antonio Cano, presidente de la Sociedad Española para el estudio de la Ansiedad y el Estrés y Catedrático de la Universidad Complutense de Madrid. Asimismo, apunta que las mujeres en general tienen más ansiedad que los hombres.

A pesar de ello, existen numerosas formas para controlar esta situación y realizar un buen discurso, las cuales veremos en la próxima entrada.

Vía|20 minutis, I Profesional

Más información|La Vanguardia

Imagen|Miedo a hablar en público

RELACIONADOS