Derecho Mercantil, Jurídico 


¿Qué es la fuerza vinculante de los convenios colectivos?

Como todos sabemos, un convenio colectivo es el resultado del derecho de los representantes de los trabajadores y de los empresarios a la negociación colectiva, formalizado a través de un proceso de diálogo y plasmado en un acuerdo que surtirá efecto en un determinado ámbito funcional, territorial, personal y temporal; y que tendrá por objeto (a) fijar las condiciones de trabajo y empleo, (b) regular las relaciones entre empleadores y trabajadores, o (c) regular las relaciones entre empleadores o sus organizaciones y una organización o varias organizaciones de trabajadores, o lograr todos estos fines a la vez (art. 2 Convenio 154 OIT).

El art. 37 de la Constitución Española, a la vez que obliga al Estado a garantizar por ley este derecho, situándolo en la esfera de los derechos fundamentales (está contenido en la Sección II del Capítulo II del Título I de la CE), también introduce uno de los aspectos más discutidos entorno a los convenios colectivos, y este es su «fuerza vinculante» y su asimilación o no con eficacia normativa.

Parte de la doctrina defiende la tesis contractualista, la cual considera que la fuerza vinculante puede asociarse perfectamente a una naturaleza contractual del convenio, obligando al «cumplimiento de lo expresamente pactado» al igual que sucede en los pactos privados por mandato del Código Civil en su art. 1258 CC. Desde esta posición se niega a sindicatos y asociaciones de empresarios la facultad de crear normas, siendo esta una potestad exclusiva del parlamento.

Desde la reforma que introdujo la Ley 3/2012 sobre la ultractividad de los convenios, cambiando su esquema tradicional, y situando a los trabajadores ante el abismo de que su convenio decayera y sus condiciones laborales desaparecieran, esta tesis ha cobrado fuerza, siendo que desde esta postura se puede avalar que las condiciones laborales se incorporen al contrato y que por tanto, aunque el convenio decaiga, estás sigan vigentes, y sólo puedan modificarse mediante un nuevo pacto o recurriendo al procedimiento del art. 41 ET.

Sin embargo no es esta la postura que ha defendido la mayor parte de la doctrina y el Tribunal Constitucional, quienes reconocen a estas instituciones (representantes de los trabajadores y de los empresarios) la autonomía de autoregular sus relaciones laborales, y para cuyo fin dotan de instrumentos que hagan efectivo este derecho, entre los que se encuentra la eficacia normativa de los acuerdos que se adopten bajo el paraguas del Título III del Estatuto de los Trabajadores (Convenios Colectivos Estatutarios).

De momento el Tribunal Constitucional tampoco se aleja demasiado de sus pronunciamientos iniciales, donde señaló que «… en el ordenamiento español, a diferencia de lo que ocurre en otros países de nuestro entorno, el Convenio, al menos en la más importante de sus manifestaciones, alcanza una relevancia cuasi publica, no solo porque se negocia por entes o sujetos dotados de representación institucional y a los que la ley encarga específicamente esa función , sino también porque una vez negociado adquiere eficacia normativa».

Esta reconocida eficacia normativa de los convenios supone asumir una serie de consecuencias: i) la inserción del convenio colectivo en el sistema de fuentes y sujeción al principio de jerarquía normativa; ii) obliga a todos los incluidos dentro de su ámbito de vigencia y aplicación; iii) sujeción al principio de irretroactividad de las disposiciones sancionadoras, no favorables, o restrictivas de derechos individuales (art. 9.3 CE); iv) aplicación del principio de publicidad de las normas; v) incorporación automática al contrato sin necesidad de acto expreso de incorporación a los contratos individuales; vi) inderogabilidad in peius, que supone la indisponibilidad mediante actos individuales de los derechos que los convenios reconocen; vii) fiscalización por parte de la autoridad laboral del cumplimiento de las condiciones laborales recogidas en el convenio y la acción directa del trabajador contra aquel ante su incumplimiento.

Más Información | LA NEGOCIACIÓN COLECTIVA. 300 preguntas con respuesta.

Imagen | vectorizados.com 

RELACIONADOS