Reflexiones 


¿Qué es la Filematología?

Robert Doisneau, Le Baiser

Robert Doisneau, Le Baiser

Besamos cuando llegamos y cuando nos despedimos, besamos lasciva o furtivamente, besamos apasionados y posesivos, besamos tiernos y delicados, besamos a amigos y a hermanos, besamos como amantes y como padres. Cuando besamos intercambiamos aromas, sabores, texturas y emociones. La experiencia de un beso puede ser emocionalmente momentánea pero es capaz de provocar una fuerte cascada de emociones y reacciones químicas en nuestro cuerpo.

La filematología es la ciencia que estudia el beso, sus orígenes y como ha cambiado su significado a lo largo de la historia. Gracias a ella sabemos que que el registro más antiguo de este gesto humano se ha encontrado esculpido en las paredes de los templos de Khajuraho en la India y está datado en el año 2500 antes de Cristo. Besar es más cultural que innato y podría haber comenzado con la práctica de las madres de alimentar a sus criaturas masticando y pasando la comida de boca a boca con los labios fruncidos.

En diferentes culturas los besos han evolucionado pasando por ser muestras de afecto a simple reconocimiento animal. El caso es que los besos son indicadores de mucha más información que las palabras. Los besos son un indicador de la higiene y un barómetro de la compatibilidad sexual, por lo tanto el intercambio de saliva nos habla del otro. Siendo los labios nuestra zona erógena más expuesta, estos sirven para pasar testosterona a las féminas antes de comenzar el acto sexual a la vez que indican cual es el grado de fertilidad de estas.

Cuando los labios se juntan los vasos sanguíneos de dilatan, nuestro cerebro recibe más oxígeno de lo normal, el pulso se acelera y la respiración se intensifica, nuestras mejillas se sonrojan y nuestras pupilas se dilatan, por lo que muchos prefieren cerrar los ojos y proclamarse románticos.

Los receptores nerviosos de nuestros labios responden al contacto de un beso sensibilizándose, el cerebro se llena de neurotransmisores como la dopamina, la noradrenalina y la feniletilamina. La dopamina es la responsable del placer y la motivación. La noradrenalina la hormona del estrés. Y la feniletilamina, llamada química o droga del amor, se encuentra en el chocolate también y tiene influencia en nuestro humor y atención.

Los besos quizá no sirven para convertir sapos en príncipes ni despertar vírgenes princesas que esperan toda la eternidad por amor, pero son universales. Según los expertos están presentes en el 90 por ciento de las culturas y también en el reino animal, estudios muestran que los chimpancés, elefantes, zorros, perros y aves besan por distintos motivos. A los humanos besar nos hace sentir felices, queridos, valorados, protegidos y sexualmente estimulados. Además quema calorías, activa los músculos de la cara, combate la caries, reduce la presión arterial y amplifica las hormonas de la felicidad. ¿Y tú, estás pensando en besar mucho más a partir de ahora?

 

Vía| CNN, Huff Post SCIENCE

Imágenes| World’s famous photos

En QAH| Psique reanimada por el beso del amor

RELACIONADOS