Neurociencia 


¿Qué es la estimulación magnética transcraneal y en que se diferencia de otras técnicas de neuromodulación?

La estimulación magnética transcraneal (EMT) es una técnica neurofisiológica no invasiva que permite la inducción de una corriente en el cerebro de forma segura. La técnica está basada en los principios de inducción electromagnética de Faraday. Estos principios, explicados en terminología sencilla y de manera muy simplificada, afirman que una corriente eléctrica puede producir un campo electromagnético y a su vez, éste puede convertirse en corriente eléctrica al toparse con un cuerpo conductor. Es decir, un pulso de corriente fluyendo a través de una bobina de hilo conductor genera un campo magnético. La frecuencia de cambio de este campo magnético determina la inducción de una corriente secundaria en cualquier conductor cercano.

EMT

EMT

Esta técnica permite a la corriente eléctrica adentrarse en el córtex (traspasando cuero cabelludo, cráneo, liquido cefalorraquídeo y meninges) sin causar dolor a su paso, ni atenuarse.

Recordemos que en la aplicación de otras técnicas de neuromodulación, como la estimulación directa transcraneal (tDCS), la estimulación por ruido aleatorio (tRNS) o por corriente alterna (tACS), la corriente se aplica directamente sobre el cuero cabelludo. La corriente es aplicada a través de unos electrodos que contienen un gel conductor que facilita el paso de la corriente, disminuyendo así la resistencia. Esta corriente causa molestias o escozor en el área de aplicación, que se encuentra inmediatamente debajo del electrodo. Para que nos hagamos una idea, un miliamperio de corriente aplicada sobre un electrodo de 1cm produce molestias y de esa corriente únicamente 0.3V/m alcanza el córtex.

Sin embargo, en el caso de la EMT la corriente aplicada crea un campo magnético que atraviesa todos los tejidos sin dañarlos y cuando se topa con un cuerpo conductor, como son las neuronas, se convierte en corriente eléctrica provocando impulsos eléctricos o potenciales de acción. En este caso la corriente que llega al córtex alcanza 100V/m.

Esta es una de las mayores diferencias con el resto de la técnicas de neuromodulación anteriormente mencionadas (tDCS,tRNS y tACS). Estas últimas no son capaces de crear potenciales de acción o disparos neuronales, únicamente preparan a la neurona para ser disparada por estímulos externos incrementando su polarización o preparándola para que sea más difícil de disparar, hiperpolarizándola. En el caso de la TMS, al introducir mayor cantidad de corriente si permite una despolarización neuronal provocando los potenciales de acción o disparos neuronales. Esta característica concreta dota a la EMT de ventajas muy especiales para poder ser utilizada tanto en el campo de la investigación como el de la clínica, dependiendo de las características de aplicación que se utilicen.

Las características que hay que tener en cuenta a la hora de aplicar la EMT son: el tipo de bobina, la frecuencia e intensidad de estimulación y el área estimulada.

Teniendo en cuenta el tipo de bobina, forma de ocho o mariposa, bobina circular, de doble cono, buscamos un tipo de estimulación u otra. Las más utilizadas son; la forma de ocho y la circular. La primera produce una estimulación más focal y superficial, sin embargo la segunda produce una estimulación menos focal y más profunda.

  • Tipos de bobina y area de estimulación

    Tipos de bobina y áreas de estimulación

Teniendo en cuenta la frecuencia e intensidad de estimulación, podemos hablar de EMT de pulso simple, apareados y repetitivos. Los dos primeros se utilizan sobre todo en investigación y son capaces de activar funciones al ser aplicados en partes específicas del córtex, como por ejemplo de mover una mano. (video). Sin embargo el EMT de pulsos repetitivos (EMTr) se utiliza en el mundo de la clínica ya que tiene un mayor efecto a largo plazo. Dependiendo de si el tren de pulsos es lento (inhibe la función) o rápido (la activa o mejora) produce mejoras o déficits en la función objetivo.

Teniendo en cuenta el área estimulada afectará a unas funciones cognitivas u otras.

Finalmente y como conclusión quiero que nos quedemos con el magnifico potencial que presentan estas técnicas de neuromodulación para mejorar la rehabilitación tanto de trastornos psiquiátricos como neurológicos hoy en día. Y como estas técnicas continuarán evolucionando ofreciéndonos magnificas soluciones y complementos a las técnicas actuales. Solo cabe preguntarnos, ¿qué nos depararán en el futuro en relación a las técnicas de neuromodulación?

Vía| Estimulación magnética transcraneal: fundamentos y potencial de la modulación de redes neurales específicas
Más información|Ley de Faraday
Imagen| Tipos de bobina, Portada y TMSII
En QAH|¿En que se basan las técnicas de estimulación eléctrica transcraneal?

RELACIONADOS