Jurídico 


¿Qué es la ecualización fiscal?

La expatriación se ha convertido en una práctica común en la mayoría de las empresas, debido en parte a la necesidad de expansión para hacer frente a la competencia a nivel mundial. Pero las expatriaciones conllevan en la práctica una mayor carga fiscal y un incremento sustancial de riesgos en la fiscalidad personal del desplazado. Es en este punto en el que entra en juego la ecualización fiscal.¿Qué es la ecualización fiscal?¿Qué es? Pues bien, se trata de un pacto con el trabajador por el cual se establece que la empresa soportará el sobrecoste, o en su caso, se beneficiará del ahorro fiscal personal derivado de la expatriación. La empresa se hace cargo de la gestión de los impuestos personales del expatriado.

¿Cuáles son sus objetivos? Facilita que la negociación entre la empresa y el expatriado se realice en términos de retribución neta o después de impuestos, al margen de las diferencias fiscales existentes entre países, aunque hay que analizar en cada caso cómo se ha definido la ecualización y qué aspectos están ecualizados y cuáles no. Una ecualización común tiene las siguientes características:

  • Búsqueda de la indiferencia del expatriado respecto a la fiscalidad en terceros países.
  • Protección del expatriado y tendencia a preocuparse menos por los impuestos del país de destino.
  • Los cambios en la legislación tributaria del país de destino son absorbidos por la empresa, no por el trabajador.

¿Cómo se calcula? Se obtiene el impuesto hipotético, es decir, la liquidación fiscal personal que hubiera realizado el trabajador de no haberse producido la expatriación. En él pueden incluirse o no:

a) Toda o parte de la mayor remuneración por la expatriación.

b) Las rentas de fuente privada o calcularse estas en función de un porcentaje fijo de las rentas del trabajo.

c) Las rentas de la familia.

Posteriormente, el impuesto hipotético se detrae de la nómina del trabajador mes a mes pero no se ingresa en Hacienda. Se queda en cuentas de la empresa y será utilizado para hacer frente a obligaciones fiscales del expatriado en el extranjero. Este exceso puede llegar a constituir una retribución en sí y quedar por tanto sujeta a tributación.

La gestión de expatriados es uno de los mayores retos a los que se enfrentan las compañías inmersas en procesos de internacionalización. Por lo que es necesario buscar el método de gestión adecuado que impulse este proceso de globalización.

¿La ecualización fiscal contribuye a ello? ¿Cuáles son las ventajas y los inconvenientes de este método?

Vía| Avantia Family Office

Más información| Blog de Recursos Humanos

Imagen| Ecualización fiscal

 

RELACIONADOS