Economía y Empresa, Finanzas, Jurídico 


¿Qué es la Deuda Odiosa?

El otro día, en una comida familiar, estábamos hablando de la situación económica actual y me

preguntó mi hermano qué era eso de la Deuda Odiosa. Para explicárselo desarrollé el siguiente

argumento:

Para llevar a cabo las reformas e inversiones necesarias para la buena marcha de la economía

y por ende, de la sociedad, el Estado necesita de fuentes de financiación. La principal fuente de

financiación del Estado es la vía tributaria. Actualmente, en España vivimos un periodo de alta

presión fiscal, argumentada por parte del actual gobierno por la situación financiera en la que nos

encontramos (El déficit en 2012 ascendió al 10,60% del PIB).

Por otra parte, España ha recibido durante mucho tiempo transferencias de la UE, con el objetivo

de fomentar al desarrollo del país (infraestructuras, la PAC…)

Pero todo esto no es suficiente para las necesidades financieras del Estado y por ese motivo,

emiten deuda: las famosas letras del tesoro, los bonos y las obligaciones del Estado son

instrumentos a través de los cuales el inversor privado y los inversores institucionales – como los

fondos de inversión – prestan dinero al Estado a cambio de una rentabilidad. Recordemos que esta

financiación busca bien común.

Ahora bien, cuando un Estado ha sido financiado externamente y esa financiación no se ha

utilizado para el bien común sino en su perjuicio, esta deuda puede declararse nula y por tanto,

eximir al Estado (y en consecuencia a sus ciudadanos) del pago de la misma. Esto es la Deuda

Odiosa.

Este concepto, definido teóricamente a principios del siglo XX, se ha usado históricamente con

fines políticos, como en los casos de Filipinas y Cuba en los que EE.UU. declaró la deuda de estos

archipiélagos como odiosa y España, como metrópoli colonial, tuvo que renunciar a la misma. Más

recientemente hemos visto el ejemplo de Sudamérica e Irak, aunque retóricamente se ha utilizado

otro término. Probablemente más políticamente correcto.

Existe una corriente ideológica a raíz de la actual crisis, que argumenta que la deuda contraída

por los países del sur de Europa (Portugal, Irlanda, Grecia y España), pudiera haber sido generada

sin el conocimiento expreso de su ciudadanía y en contra del bienestar general, por tanto estos

países no tendrían obligación de hacerla frente.

Como un punto de vista al respecto, el siguiente documental me parece bastante interesante:

 

Reconocer esto oficialmente tendría consecuencias.  ¿Cuáles crees que pueden ser?

En QAH | La monetarización de la deuda pública | ¿Qué es la prima de riesgo? | La otra cara de la deuda pública

RELACIONADOS