Salud y Deporte 


¿Qué es la dermatitis atópica?

La dermatitis atópica (piel atópica), es una enfermedad crónica de la piel, que se produce en personas de todas las edades. La piel toma un aspecto enrojecido, con erupciones cutáneas tipo eczema en varias zonas del cuerpo, especialmente en cara y cuello, en el caso de los adultos y en el cuerpo en el caso de los bebés, pero también es posible que aparezcan en otras zonas del cuerpo.

Si bien no se ha conseguido saber porque se produce la dermatitis atópica, los últimos estudios han relacionado que las personas que sufren de asma son más propensas a ella.

En el caso de los niños y bebés puede aparecer desde los 2 meses y en la mayoría de los casos suele remitir a los 5 0 6 años de edad, aunque es posible que se mantenga en la edad adulta. Este tipo de enfermedad en la piel suele tener brotes de diferentes intensidades dependiendo de la época estacional del año o de las circunstancias que rodean al paciente.

dermatitis-atopica-infantil

Piel atópica

Los bebés suelen sufrir las erupciones en los pliegues del cuerpo: tobillos, muñecas, detrás de las rodillas y en el cuello. La mejor forma de estar seguros de sí vuestro bebé sufre dermatitis atópica es acudiendo al pediatra, que en la mayoría de los casos con un examen físico podrá diagnosticar la enfermedad.

El tratamiento principal para la piel atópica es mantener la piel muy hidratada y en los brotes más agudos el médico os recetará alguna crema con corticoides, pero existen otros cuidados que son recomendables y mejoran el estado de la piel. Los más importantes son:

  • La piel tiene que estar lo más hidratada posible, sobre todo en el caso de los bebés. Existen cremas en el mercado especiales para pieles atópicas, pero también son recomendables, el aceite de oliva y los aceites naturales cómo el de almendras.
  • Se debe evitar arrasarse, ya que esto empeorará el estado de la erupción.
  • La hora del baño es importante. En el caso de los niños es recomendable que sean cortos y con el agua templada. También pueden alternarse los días del baño.
  • El uso de jabones y geles para el baño debe ser específico para pieles atópicas. La mayoría de los jabones de baño, e incluso los de los bebés suelen ser desaconsejables para este tipo de pieles.
  • Evitar el uso de suavizantes a la hora de lavar las prendas de ropa
  • Utilizar ropa de tejidos naturales cómo el algodón o el lino
  • No estar expuesto a zonas de calor o demasiado húmedas que pueden favorecer la sudoración de la piel.

 

La dermatitis atópica es una enfermedad con la que se puede convivir a pesar de ser molesta. Si cuidamos la hidratación de la piel, llevamos a cabo los consejos que hemos citado anteriormente y unos hábitos alimenticios saludables conseguiréis mejoras notables.

 

En colaboración con QAH|PapisyPekes

Via| PapisyPekes

Más Información| Dodot

Imágen|Dermatitis atópica infantil

RELACIONADOS