Economía y Empresa, Uncategorized 


¿Qué es la cadena de valor?

La cadena de valor es uno de los instrumentos más potentes y populares para el análisis y el diagnóstico de las organizaciones. Michael Porter propuso este concepto en su libro “The Competitive Advantage: Creating and Sustaining Superior Performance” (1985) y lo definió como la desagregación de la empresa en las actividades básicas que es preciso llevar a cabo para vender un producto o servicio.

La cadena de valor

Cada una de las actividades desarrolladas dentro de la organización incorpora una parte del valor asociado al producto final y supone, asimismo, una parte del coste total de dicho producto. Si el precio que el consumidor está dispuesto a pagar por el producto es superior al coste total de todo el proceso productivo, la organización estará generando un margen o valor por su actividad.

Los principales objetivos de este análisis son:

  • Identificar las fuentes de ventaja competitiva para la empresa. Éstas pueden tener su origen en:
  • Actividades básicas.
  • Relaciones entre actividades.
  • Relaciones dentro del sistema de valor.
  • Estudiar las relaciones existentes entre las actividades desarrolladas.
  • Generar escenarios estratégicos alternativos.

La cadena de valor está formada por:

  • Actividades primarias: forman el proceso productivo básico de la empresa desde un punto de vista físico, así como su transferencia y atención postventa al cliente. En este grupo se incluyen:
    • Logística interna y externa.
    • Producción.
    • Marketing, ventas y gestión comercial.
    • Servicio postventa.
  • Actividades de apoyo: proporcionan soporte a las actividades primarias, garantizando el correcto funcionamiento de la empresa. Incluye:
    • Aprovisionamiento.
    • I+D.
    • Administración de RRHH.
    • Infraestructuras.

Esta es su representación:

Esquema cadena de valor

Su aplicación consta de dos etapas:

  1. Elaborar una “instantánea” del estado actual de la cadena de valor, donde todas las actividades desarrolladas y actores implicados aparecen reflejados. Deben responderse preguntas del tipo: ¿Cuál es nuestra materia prima? ¿Quién participa en el proceso de producción? ¿Qué valor aporta cada etapa del proceso de producción al producto o servicio final? ¿Existen interacciones entre las etapas de producción?
  2. Desarrollar una propuesta de nueva cadena de valor que potencialmente sea capaz de generar mayor valor durante el proceso de producción. En esta fase, las preguntas podrían ser: ¿Cómo son las cadenas de valor de nuestros competidores con las mejores prácticas? ¿Cómo se mide la productividad en nuestra industria? ¿Cómo se compara la tecnología? ¿Y los costes?

Aunque esta herramienta pueda parecer muy teórica, su aplicación es muy intuitiva y permite identificar fácilmente oportunidades de mejora para nuestra empresa a través de la optimización (reducción de costes) y de la coordinación (aumento de la eficiencia).

Vía|  Porter, M. E. “The Competitive Advantage: Creating and Sustaining Superior Performance.” NY: Free Press, 1985; Elaboración propia.

Más información| MindTools

Imágenes| Slideshare

En QAH| ¿Qué es una estrategia competitiva en costes?, El modelo de las cinco fuerzas competitivas

RELACIONADOS