Cultura y Sociedad 


La Bossa Nova o el nuevo camino

Cuando hablamos de Bossa Nova, nos referimos a un género musical cien por cien brasileño que detonó allá por los años 50 debido al descontento y a las ganas de cambiarlo todo de un grupo de estudiantes apasionados de la música e inconformistas de la clase media de la ciudad de Rio de Janeiro. Este nutrido grupo de cariocas, como se conoce popularmente a los habitantes de la capital del estado de Rio, solían reunirse en los barrios de Copacabana e Ipanema, a pie de playa, considerándose aún hoy a toda esta zona la verdadera cuna de este maravilloso género musical.

El término Bossa, se comenzó a utilizar aisladamente en la jerga carioca entre los jóvenes para referirse a una forma, un estilo o una manera propia y original de hacer alguna cosa, de modo que cuando alguien hacía algo de forma diferente y original y al mismo tiempo fácil y simple se decía que ese alguien tenía “bossa” para aquello en concreto.

Y fue así como la expresión Bossa Nova surge en oposición a todo lo que este grupo de jóvenes creía superado, viejo, arcaico y antiguo. Era el nuevo camino, la nueva inspiración o brote natural y espontáneo del artista. Fue la gran revolución musical en términos de estructuras y la primera exportación musical de Brasil a EE.UU y a Europa.

La Bossa Nova se sirvió del samba callejero pero deshaciéndose de todo el ruido, la intensidad y la percusión desenfrenada de ésta para llevarlo a espacios reducidos donde disfrutarlo sosegadamente. En su forma más pura es interpretada por la guitarra clásica, tocada con dedos sin púa junto a la melodía cantada; el piano que sirvió para tender el puente con el jazz también fue posteriormente ampliamente usado; y el cavaquinho o guitarra portuguesa, siendo el instrumento que marcó el género y lo dotó de la particularidad de su sonido. Pero lo que verdaderamente hechizó desde sus inicios fue su ritmo y batida, las diferentes armonías, la poesía simple y maravillosa de sus letras; el hecho de ser algo completamente diferente de todo. Intimista, espontánea  e incluso a veces desafinada, refinada, alegre y optimista. Hay todavía quien dice que no es un género musical en sí sino un tratamiento que se le da a la música.

Se hizo muy popular en Brasil a partir del “Chega de Saudade”  interpretada por Joao Gilberto y compuesta por Antonio Carlos Jobim y Vinicius de Moraes, influenciando a toda una generación de músicos, arreglistas y poetas. Su expresión más famosa “Garota de Ipanema” de Antonio Carlos y Vinicius también.

Para los que se quieran introducir en el género dejo aquí algunos nombres que a mi elección no se deben pasar por alto: Dorival Caymmi, Caetano Veloso, Gilberto Gil, Elis Regina, Toquinho, Chico Buarque o Gal Costa.

Es difícil escucharla y no añorar los paisajes que dibuja, los sentimientos que transmite e incluso los momentos que nunca se han vivido.

Vía| Alma carioca

Más información| Música do Brasil

Video| Youtube: Garota de Ipanema de Antonio Carlos Jobim por Joao Gilberto

RELACIONADOS