ENTRAR
Qué Aprendemos Hoy

¿Qué es la Arqueoastronomía?

Coligny

Calendario de Coligny (Ain, Francia), finales del s. II d.C. Principal fuente de conocimiento sobre el calendario celta.

No andaríamos muy desencaminados al afirmar que una de las actividades a la que el ser humano ha dedicado más tiempo es a la contemplación de esa inmensa monstruosidad que se extiende sobre nuestras cabezas y sobre el suelo que pisamos. La visión del cielo y de los astros que lo pueblan maravilla y abstrae a aquel que se entretiene en observar su belleza. Pero para cualquier pueblo del pasado –y algunas culturas del presente-, dicha actividad estaba mucho más allá del mero pasatiempo, pues a través de la información obtenida podían medir las estaciones, predecir las tormentas e incluso calcular fenómenos astronómicos complejos.

¿Cómo podemos penetrar en esa relación entre ser humano y cielo? La disciplina conocida como Arqueoastronomía, actualmente en auge, nos proporciona una serie de claves y no pocas respuestas. Las técnicas usadas por los especialistas nos permiten analizar el nexo existente entre los restos materiales de nuestros antepasados y su conocimiento de los astros.

kulkulkan

Templo maya de Kukulkán en Chichén Itzá (s. XII d.C.) A la izquierda se aprecia el descenso, mediante juego de sombras, de la serpiente emplumada durante un equinoccio.

Un tema manido en todo documental sobre Egipto, Mesopotamia o las civilizaciones prehispánicas es precisamente el elevado grado de cálculos astronómicos que llegaron a poseer. Tal nivel de complejidad siempre viene acompañado del desarrollo del pensamiento matemático. De paso cabe recordar que todos estos logros fueron obra de personas reales, anónimas en la mayoría de los casos. Desde luego no necesitaron “ayuda extraterrestre” ni revelaciones de entidades superiores, algo que los arqueoastrónomos están demostrando con sus continuas investigaciones. Pero aparte de las grandes civilizaciones, toda población humana tiene o ha tenido una relación con el cielo, sin importar su grado de desarrollo cultural. En algunos casos la escritura ayuda, pero en la mayoría, sólo puede visualizarse a través del estudio sobre lo restos materiales que nos legaron.

Por poner un ejemplo: imaginad que tenemos un poblado fortificado o castro. La colocación de puertas en sus murallas podría ser aleatoria o sólo responder a criterios básicos de estrategia defensiva. Si nos quedásemos en esas apreciaciones, estaríamos dejando muchos aspectos de lado, pues resulta que hay estudios que demuestran la ubicación de las puertas como hitos que permitieron a sus habitantes usar la muralla como calendario. ¿Cómo lo consiguieron? Observando por donde salía el sol en determinadas fechas clave –solsticios o equinoccios- hacían coincidir los accesos al poblado con dichos eventos astronómicos. Cada mañana, con observar por qué punto de la muralla salía el astro rey, podían conocer la fecha del año en la que se encontraban. Así podían planificar la recogida de la cosecha o anticiparse a la época de lluvias. En definitiva, hablamos de aspectos muy importantes para la supervivencia.

cave-art--644x362

Grabados rupestres de los Apalaches (EE.UU.). Representan una cosmología del 4.000 a.C.

Muchas veces esta relación queda traducida en las mitologías y cosmogonías. E incluso hoy es posible estudiar estas facetas en culturas indígenas actuales. Podríamos asegurar que el desarrollo de los estudios arqueoastronómicos, más allá de su presentación en forma de rigurosos datos científicos, fomenta el conocimiento de la mentalidad y pensamiento de cualquier cultura del pasado o presente, lo que es el fin último de la investigación arqueológica.

 

 

Más Información| Mejuto González, J. 2009. La metodología en los estudios arqueoatronómicos. En Actas del VIII Congreso Ibérico de Arqueometría.

Imagen| Calendario de Coligny, Templo de Kukulkán, Grabados de los Apalaches.

Vídeo| YouTube: Arqueoastronomía – Canal Sur.

 

Miguel Fernández Díaz Escrito por el jul 8 2013. Archivado bajo Cultura y Sociedad, Patrimonio.





CONOCE AL REDACTOR

Miguel Fernández Díaz

Twitter
Miguel Fernández Díaz

 

Licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Especialización en Historia Antigua

Máster de Arqueología por la Universidad Complutense de Madrid

Arqueólogo profesional

Especialista en Virtualización del Patrimonio

Redactor de la Sección de Qué Aprendemos Hoy - Patrimonio

[Ver Perfil Académico y Profesional]

 

  Ver perfil completo

dontknow

Acceder |