Economía y Empresa, Jurídico 


¿Qué es el techo de gasto?

¿Qué es el techo de gasto?

¿Qué es el techo de gasto?

Ahora que en todos los medios de comunicación se habla del techo de gasto, ¿sabemos realmente qué significado tiene esta expresión?, ¿conocemos las razones que han motivado su exigencia?, ¿qué sucede cuando se sobrepasa este límite? En este artículo vamos a intentar dar respuestas a estas y a otras cuestiones.

Pues bien, el techo de gasto viene definido en la Ley Orgánica 2/2012, de 27 de abril, de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, como el límite máximo de gasto no financiero que puede asumir la Administración Pública. Quedan sujetos al mismo tanto el Estado como las Comunidades Autónomas y las Corporaciones Locales (anteriormente a esta ley, la limitación sólo estaba prevista para el Estado).

En cuanto a las razones que han llevado a tomar esta decisión de restringir el gasto público parece lógico pensar que la crisis económica haya tenido mucho que ver en todo esto. Y así es, en los tiempos de la burbuja inmobiliaria, todas las Administraciones Públicas vieron incrementados sus ingresos de un modo exponencial vía impuestos como el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras, a través de Licencias de obra, de Licencias de habitabilidad, etc. Estos ingresos de carácter coyuntural fueron destinados a aumentar los gastos estructurales o fijos necesarios que conformaban la estructura de funcionamiento de la Administración Pública (fundamentalmente, engrosando la plantilla de trabajadores). Huelga decir que durante esos años no existía un tope al que ceñirse a la hora de gastar.

¿Qué ocurrió cuando el “boom urbanístico” estalló? Como cabe suponer, los ingresos descendieron notablemente y, sin embargo, se tenía que hacer frente a los gastos fijos asumidos previamente (como acabamos de decir, principalmente, gastos de personal), por lo que se puso de manifiesto la insostenibilidad del sistema.

Es en este contexto donde entra en juego la medida de política económica de imponer un techo de gasto con la que se le da cumplimiento a las exigencias de la Unión Europea.

techo de gastoNo obstante, resulta oportuno puntualizar varias ideas. En primer lugar, señalar que para el cálculo de este techo de gasto no se tienen en cuenta, entre otras partidas,  los intereses de la deuda o  la parte del gasto financiado con fondos  finalistas (subvenciones) procedentes de otras Administraciones Públicas o de la Unión Europea.

Grosso modo, este umbral máximo de gasto se calcula tomando como referencia el gasto computable del presupuesto liquidado del año anterior multiplicado por un coeficiente o tasa que fija cada año el Ministerio de Economía y Competitividad. Como vemos, no se tienen en cuenta los ingresos.

Para una mejor comprensión de esta idea nos vamos a valer de un sencillo ejemplo. Supongamos que en el año 2012 el gasto computable del presupuesto de un Ayuntamiento es de 100 y los ingresos son de 110. Por otro lado, el Gobierno aprueba un coeficiente de variación de 1,5%. En este sentido, si en el año 2013 se prevén unos ingresos de 200, los gastos sólo podrán aumentar en un 2% con respecto al año anterior, esto es, no podrán ser superiores a 102.

En segundo lugar, son el Estado, las Comunidades Autónomas y las Corporaciones Locales quienes aprueban, en sus respectivos ámbitos dicho límite que tendrá que ser coherente con el objetivo de estabilidad presupuestaria y la regla de gasto establecidos en la citada ley.

Por otro lado, en caso de sobrepasar este límite, se obliga a la Administración de que se trate a presentar un plan económico-financiero que permita la corrección de la desviación en el plazo de un año.

En resumen, lo que se pretende con esta medida es evitar que ingresos puntuales puedan poner en peligro la estabilidad presupuestaria y la sostenibilidad financiera del sector público.

 

Vía| Ley Orgánica 2/2012, de 27 de abril, de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera

Imagen| Techo de gasto, Límite gasto

En QAH| ¿Qué son la estabilidad presupuestaria y la sostenibilidad financiera públicas? (I): Principios rectores y conceptos fundamentales.

RELACIONADOS