Jurídico 


¿Qué es el Suministro Inmediato de Información?

“Pasito a pasito” como dice la canción, la Agencia Tributaria sigue la senda para la consecución de sus dos objetivos básicos: una mejor asistencia a los contribuyentes en el cumplimiento de sus obligaciones fiscales y el conseguir un mayor y más inmediato control de las operaciones que aquellos realizan , respecto de las que se derivan consecuencias tributarias en relación con el Impuesto sobre el Valor Añadido.

A partir del próximo mes de julio, entra en vigor el Real Decreto 596/2016, de 2 de diciembre, para la modernización, mejora e impulso del uso de medios electrónicos en la gestión del Impuesto sobre el Valor Añadido. Esta norma modifica básicamente tres reglamentos:

  • Reglamento del Impuesto sobre el Valor Añadido.
  • Reglamento General de las actuaciones y los procedimientos de gestión e inspección tributaria y de desarrollo de las normas comunes de los procedimientos de aplicación de los tributos.
  • Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación.

El control y la prevención del fraude fiscal son objetivos prioritarios de la Agencia Estatal de Administración Tributaria, para ello, es necesario disponer de información suficiente y de calidad, así como obtenerla de la forma más inmediata posible.

Por ello, los empresarios y profesionales y otros sujetos pasivos del Impuesto sobre el Valor Añadido deben de llevar tanto la contabilidad – de acuerdo con lo dispuesto en el Código de Comercio y demás normas contables – como una serie de registros: Libro Registro de facturas expedidas, un Libro Registro de facturas recibidas, un Libro Registro de bienes de inversión y un Libro Registro de determinadas operaciones intracomunitarias.

Dichas obligaciones son consecuencia de lo establecido en una serie de Directivas Europeas relativas al sistema común del Impuesto sobre el Valor Añadido, que establece que los sujetos pasivos deben llevar una contabilidad suficientemente detallada para hacer posible la aplicación del Impuesto sobre el Valor Añadido y su control por la Administración fiscal.
En la actualidad la llevanza de los distintos libros de contabilidad y registro ha experimentado una profunda transformación en consonancia, como no puede ser de otra forma, con el desarrollo de las nuevas tecnologías, el avance en la utilización de medios electrónicos por parte del colectivo empresarial español y la implantación gradual del uso de la factura electrónica.
De manera que, actualmente, es residual el número de empresarios y profesionales que no utilizan medios electrónicos o informáticos para la llevanza de los libros registro. En este contexto, parece razonable pensar que el progreso sustancial que se ha producido en el uso de nuevas tecnologías para la llevanza de los libros registro, permita transformar el sistema de llevanza de los mismos en un sistema más moderno que acerque el momento del registro o contabilización de las facturas al de la realización efectiva de la operación económica que subyace a las mismas y al mismo tiempo afiance el control y la prevención del fraude fiscal en el Impuesto sobre el Valor Añadido.
Gracias a este sistema se pretende que la Agencia Tributaria disponga de información suficiente y de calidad, obteniéndola de la forma más inmediata posible.
No obstante, se es consciente del coste indirecto que este sistema puede implicar sobre empresarios y profesionales: no todos disponen de los medios electrónicos necesarios para su correcto cumplimiento. Por ello solo será obligatorio en principio para tres grandes grupos de contribuyentes: Grandes empresas, Grupos de IVA y en general, aquellos sujetos pasivos que presenten autoliquidaciones mensuales por este impuesto.
Para el resto de los sujetos pasivos este sistema será optativo mediante el ejercicio de esta opción en noviembre del año anterior. La opción tendrá una validez mínima de un año. En 2017, primer año de entrada en vigor del nuevo sistema, la opción se podrá realizar en el mes de junio A pesar de ello en este colectivo encontramos a unas 63.000 empresas que suponen el 80% del total de la facturación por IVA en España.

Básicamente el Sistema Inmediato de Información implica un sistema de llevanza de los libros registro del IVA que se realizará a través de la Sede Electrónica de la AEAT, mediante el suministro de los registros de facturación. Pero no se confundan: los empresarios no enviarán las facturas, ni esto es factura electrónica. Se debe suministrar la información sobre la facturación.

Realmente es el envío automático “máquina a máquina” a la web de la Agencia Tributaria de los Registros de facturas. El suministro se realizará de forma inmediata (en plazos breves que para este primer ejercicio de 2.017 se flexibilizan un poco), lo que permite acercar el momento del registro de las facturas al de la realización efectiva de la operación económica.

Ello va a implicar importantes ventajas como dijimos al principio no solo para la Agencia Tributaria (la mejora en el control de las operaciones entre empresarios) sino también para los contribuyentes tales como la posibilidad de ofrecerles sus “Datos Fiscales” en relación con el Impuesto sobre el Valor Añadido ya que en la Sede electrónica este dispondrá de un Libro Registro “declarado” y otro “contrastado” con la información de contraste suministrada por los terceros que opten por este sistema, lo que reducirán los errores en el cumplimiento de las obligaciones y en las propias declaraciones.

Y otras de las ventajas del sistema será la reducción de obligaciones formales: se eliminan las llamadas declaraciones informativas : los Modelos 347, 340 y 390 que hasta ahora presentaban por sujetos del Impuesto, así como la ampliación del plazo de presentación de las autoliquidaciones en los Primeros 30 días naturales del mes siguiente al periodo de liquidación mensual.

RELACIONADOS