Redes Sociales, Tecnología y Social Media 


Qué es el suicidio digital

El suicidio digital es una práctica por la que un individuo decide desaparecer de todos los foros, redes, portales y demás sitios web. Hoy en día no es tan fácil como parece el dejar de estar presente en Internet. Nuestros datos pueden ser públicos para muchos usuarios que no deseamos lo que lleva en alguna ocasión a pensar: “Internet trágame”.

Deshabilitar cuentas en las redes sociales como Miley Cirus en Twitter por los comentarios sobre su relación o desaparecer de buscadores o comunidades virtuales, a veces es más complicado de lo que parece. Siempre queda un rastro o algunos enlaces que ni sabemos que existen. Por esto es por lo que proliferan empresas que ayudan a desaparecer de la red. Al tipificar esta práctica como algo negativo para la vida social y profesional de la persona en cuestión, la han llamado Suicidio 2.0. Suicidio digital, la eutanasia online que sólo llegan a plantearse aquellos que quieren volver a tener una vida en el plano real, sin interferencias de una pantalla y un teclado. Pero para algunos esta desaparición no es una decisión propia sino más bien un acto llevado a cabo por preinscripción médica debido a las adicciones que tienen como vehículo a Internet.

En el campo del suicido digital la empresa más conocida es la holandesa Web 2.0 Suicide Machine que ofrece en su web un tour para que conozcamos los pormenores de  este trabajo que tildan de rápido y seguro.

La eficacia tal vez no sea la deseada ya que Facebook ha puesto en marcha este 2013 un mecanismo repelente que ya ha terminado con otras empresas pro-suicido 2.0 como es el caso de Seppukoo.

Para muchos este es el momento en el que hay que desaparecer de las diferentes plataformas y refugiarse en la vida real donde las relaciones sociales son cara a cara y las entrevistas de trabajo requieren traje completo en vez de la chaqueta de vestir bien puesta a des-conjunto con las zapatillas de casa que no se verán a través de la videoconferencia en Skype.

Para todos aquellos suicidas digitales que sólo quieren limpiar su imagen de una red social específica, hay herramientas nuevas cada día. Las ofrecen las plataformas sociales debido al aumento del número de contactos que les piden que desaparezca esta o aquella foto. Un ejemplo, Facewash, o Simplewash que fue el nombre con el que nació. Esta herramienta limpia la imagen del usuario y la deja acorde con sus expectativas. Twitter también facilita el camino para abandonar la plataforma. Hoy en día incluso existe un movimiento que encumbra a aquellos que abandonan la red.

Por lo tanto cada día es más fácil el decir eso de “Adiós Internet cruel”. Aunque antes habrá que hacerse la gran pregunta: ¿estamos preparados para tener una vida totalmente real o necesitamos nuestra faceta virtual tanto como respirar?

Más información| Suicide Machine

Imagen| Medio Ambiente Simbólico

RELACIONADOS