Economía y Empresa, Uncategorized 


¿Qué es el PIB? Indicadores alternativos

En la era de la información, la importancia de la misma reside en que sea fiel y efectiva. En economía, cuantificamos absolutamente todo lo que podemos a fin de comparar datos relativos y absolutos. Esto es un arma de doble filo, pues los números no entienden de cualidades ni calidades.

Todos tenemos una idea de lo que es el Producto Interior Bruto: es el valor monetario (en Euros en el caso de España) de toda la cantidad final producida en una región (comúnmente países) y referido a un espacio temporal (un año o un trimestre, por lo general). De su elaboración da cuenta el INE.  Aunque aparentemente se pueda creer que la cantidad de producción agregada como cifra contable que es no tenga nada que ver con el bienestar social, es habitual ver que se relaciona la calidad de vida de un país con su PIB.

Aunque la relación no es perfecta, los datos empíricos muestran correlación entre el PIB de un país y su Índice de Desarrollo Humano, siendo dicha correlación más estrecha cuanto menor sea el valor del PIB, esto es: que para países más pobres se cumple mejor la relación.

Como veremos a lo largo del artículo, hablaremos indistintamente de PIB y PIB per cápita, aunque lo correcto sería establecer la magnitud total en términos per cápita, veremos que tampoco ha de perdernos esta distinción, pues no es muy adecuado comparar el PIB per cápita entre distintas regiones. Lo único para lo que sí tendría sentido es para eliminar el efecto de los cambios demográficos sobre la magnitud.

No obstante, el indicador de riqueza de un país por excelencia, se deja muchos flecos sueltos por el camino, como por ejemplo: ¿Qué sucede con la economía sumergida, estimada en un 20% del PIB, a efectos de cómputo? Se estima, aunque realmente no se cuenten con datos fiables. ¿Y si confecciono mi propia ropa o tengo un pequeño huerto para autoconsumo, computan para el PIB? No entran en la base de la suma para el PIB. ¿Qué pasa si un país basa su producción en armamento militar, acaso eso implica una mejora de la calidad de vida o más bien todo lo contrario? No se diferencia entre calidades y cualidades de las cuantías, lo que puede llevar a engaños si solo vemos el PIB como una cifra aislada.

No pretendemos desmerecer el PIB. Su cálculo es sencillo y lo más importante a su favor: está globalmente extendido. Gobiernos, instituciones, empresas y ciudadanos lo usamos en todo momento para elaborar estadísticas y realizar previsiones. Es más, oficialmente, se entra en recesión si la tasa de variación del PIB es negativa, o sea, si de un período para otro la cifra de PIB de un país se reduce. Y he aquí una de las claves: es un gran comparador temporal pero solo referido a la misma región año tras año, ya que se entiende que de un país a otro debido a la diferencia de recursos naturales de partida, puede no ser del todo ‘justo’ o fiel a la realidad juzgar su economía en base a mismos criterios.

Lo que sí no admite ningún tipo de discusión, y aunque hemos dicho antes que presente cierta correlación, es que el PIB no es ningún indicador de la calidad de vida o del bienestar. Deja de lado aspectos como la tasa de alfabetización de la población, la tasa de mortalidad o la distribución de la riqueza dentro de la propia región. Es por esto que en muchas ocasiones podemos y debemos acompañar al PIB de información adicional en forma de otros indicadores que permitan hacer una estimación de la calidad de vida. Veamos algunas propuestas:

El índice de Gini:

Mapa de la inequidad-gini

En morado-rojo: países con alta desigualdad. En amarillo-verde equidistribución de la renta

Da respuesta a cuán concentrada está la riqueza dentro de una región. Basta con un rápido vistazo al gráfico para ver las diferencias entre países. Para valores próximos a 1, la riqueza estará bastante concentrada en pocas personas, mientras que para valores próximos a 0, la riqueza estará equitativamente distribuida. Es de suma importancia saber hasta qué punto el 10 o el 20% más rico de una región superan en riqueza al 10 o al 20% más pobre. De nada sirve que un país sea rico si los recursos están en manos de unos pocos.

Índice de desarrollo humano:

2011 UN Human Development Report Quartiles

Los países representados como más oscuros presentan un mayor IDH

Mediante una serie de ecuaciones aritméticas matemáticas, relaciona:

1.- Salud (Medida por la esperanza de vida al nacer)

2.- Educación (Medida como una combinación de tasa de alfabetización en adultos, junto con la tasa de matriculación en estudios primarios, secundario y superiores)

3.- Riqueza (Medida por el PIB per cápita)

Según esto, a mayor IDH, mayor calidad de vida. Es un indicador que se ha ido extendiendo paulatinamente y actualmente hay datos de casi todos los países.

Podríamos seguir citando ejemplos y ejemplos sobre indicadores alternativos al PIB. Pero lo que pretendo que se plantee el lector es la posibilidad de analizar otros medidores según qué circunstancias, y dejar al PIB la tarea de cuantificar una economía de una región en un período, pero no así su cuando lo que pretendamos es analizar la educación o la sanidad.

Imagen | MallorcaConfidencial

En QAH | ¿Qué efectos tendrá la austeridad en la economía ibérica?

RELACIONADOS