Patrimonio 


¿Qué es el Minimal Art?

“Lo que ves es lo que ves”

Frank Stella, 1964

Muchos dicen que no entienden la abstracción y cuando entran a la sala del museo contemporáneo (si es que alguna vez entran) se horrorizan pensado “esto podría haberlo hecho yo”. Y no lo pongo en duda. Muchos artistas vienen usando, desde principios del siglo XX, la forma básica geométrica unida al color monocromo en lienzos, instalaciones, esculturas, etc. Y el resultado fue el minimal art, que comenzó en los años 50, aquel tipo de arte que trata de representar lo mínimo, casi la nada.

Frank Stella. ‘Matrimonio entre razón y miseria II’

Frank Stella. ‘Matrimonio entre razón y miseria II’

Frank Stella es el artista más reconocible de este estilo y quizá sea por su serie de cuadros de grandes dimensiones de fondo negro surcado por bandas regulares en color amarfilado. En ‘Matrimonio entre razón y miseria II’ trata de entablar un diálogo con el espectador, a pesar de la simpleza técnica, se rompe la barrera del cuadro y se crea un diálogo con el observador y sobretodo con el exterior que lo rodea. Basándose en otro tipo de pintura abstracta anterior, como la de Mondrian o Albers, Stella rechaza que la pieza deba observarse como objeto estético en sí mismo. Este tipo de cuadros, de figuras geométricas y de diversos colores son conocidos como “shaped canvas”, y fueron precursor de ellos además de Stella, otros como Ellsworth Kelly, Agnes Martin o Jack Youngerman.

Sol Lewitt, 'Seis Torres'.

Sol Lewitt, ‘Seis Torres’.

La escultura también fue otra de las técnicas que más se hicieron eco de este movimiento. A nivel teórico y de entendimiento, el artista Donald Judd también explica que sus esculturas tratan de ser lo que denomina ‘objetos específicos’; es decir, objetos que se encarguen de poner en valor el espacio real disminuyendo la diferencia entre objeto y escultura, y centrándose en las cualidades de la totalidad de la “cosa”. Probablemente el artista a nivel internacional más reconocido de este movimiento sea Sol LeWitt, mientras que a nivel nacional no nos podemos olvidar de Eduardo Chillida. Caracterizado por sus estructuras selectamente geométricas, Sol LeWitt y sus conocidos cubos blancos se irán conformando a través de otras técnicas como la seriación, modulación o descomposición. Cada artista irá constituyendo su obra al movimiento y dotándole de particularidades reconocibles en las piezas de sus obras. Con Chillida, por ejemplo, nos ocurre al ver sus esculturas de hierro forjado y moldeado, casi inherentes a la naturaleza que le rodea.

Cabe tener en cuenta que, a pesar de todo el panorama artístico, la expresión minimal art se comenzará a extender a raíz de un artículo publicado en la prestigiosa revista Arts Magazine, escrito por el estudioso Richard Wollheim, que intentaba precisamente bautizar esta reducción desorbitada del contenido artístico a nivel técnico. Será entre 1963 y 1968 cuando tomará ese adjetivo una exposición llevada a cabo en el museo de La Haya, consagrando así el movimiento. La crítica más preponderante surge cuando se plantea dónde empieza el arte y termina lo decorativo. En la obra de Richard Serra, otro de los pioneros en el minimal, se puede ver cómo evoluciona hasta la inserción de esculturas monumentales y pesadas con el objetivo, en este caso, de lograr una contradicción molesta con el ambiente. ¿Es eso acaso algo simplemente decorativo?

Richard Serra, 'La materia del tiempo'. Obra permanente en el Museo Guggenheim de Bilbao.

Richard Serra, ‘La materia del tiempo’. Obra permanente en el Museo Guggenheim de Bilbao.

Vía| Gualdoni, F (2008) ART. Todos los movimientos del siglo XX. Desde el Postimpresionismo hasta los New Media.

Más información| Masdearte.com

Imagen| Frank StellaRichard Serra

RELACIONADOS