Economía y Empresa, Finanzas, Jurídico 


¿Qué es el MEDE?

El Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) (European Stability Mechanism o ESM) es un organismo intergubernamental creado por el Consejo Europeo en marzo de 2011, cuyo objetivo es preservar la estabilidad financiera de la unión económica y monetaria europea, proporcionando asistencia financiera a los estados de la zona euro en dificultades. Este mecanismo pretende sustituir las estructuras temporales que constituyen el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y el Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera (MEEF).

La ayuda se materializará en forma de préstamos que sólo podrán otorgarse a aquellos países de la zona euro que lo soliciten. Tras la solicitud, la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo realizarán una evaluación de la situación del país y el rescate sólo se llevará a cabo si ésta concluye positivamente.

El pasado 8 de octubre entró en funcionamiento el MEDE.

El MEDE tendrá un capital suscrito de 700.00 millones de euros (con capacidad efectiva por valor de 500.000 millones), 80.000 millones se lograrán mediante aportaciones directas de capital de los Estados y los 620.000 millones restantes se aportarán como capital movilizable y garantías estatales. Actualmente 200.000 millones euros ya están comprometidos para los rescates de Grecia, Portugal e Irlanda.

Los mayores contribuyentes del fondo serán Alemania (190.000 millones de euros), Francia (142.700 millones) e Italia (125.400 millones). España tendrá que aportar 9.523 millones como capital desembolsado y 73.804 millones como capital movilizable y garantías.

El 12 de septiembre el Tribunal Constitucional Alemán dio luz verde a la ratificación del MEDE aunque estableció condiciones: que las garantías de Alemania para ese fondo se limiten a los 190.000 millones de euros, así como que todas las ayudas del MEDE sean aprobadas también por el Parlamento alemán.

El pasado 8 de octubre entró en funcionamiento el MEDE, que actualmente está dirigido por el alemán Klaus Regling y tiene su sede en Luxemburgo. La puesta en marcha de este mecanismo ha supuesto un hito importante para la Unión Europea y cuenta con una capacidad de préstamo inicial de 200.000 millones de euros, que aumentará hasta los 500.000 millones en los próximos 18 meses. La agencia de calificación crediticia Fitch Ratings decidió otorgar a este mecanismo el mismo día de su puesta en funcionamiento la máxima calificación como emisor de deuda a largo plazo, es decir, “AAA” con perspectiva “estable”. El fondo permanente será el encargado de gestionar futuros rescates, si bien los países de la zona euro sólo podrán acceder a estas ayudas a partir del próximo marzo si han ratificado el pacto fiscal, lo que obliga a incluir la “regla de oro”, es decir, el límite al déficit estructural anual, en sus legislaciones.

En los últimos días ha saltado la noticia de que los países de la eurozona estudian incrementar la capacidad de ayuda del MEDE hasta los dos billones, es decir, cuadruplicar el capital del fondo de rescate, para de esta forma garantizar el rescate de países como España e Italia. Como el Constitucional alemán ha limitado las aportaciones del país, el MEDE tendrá que tomar otras vías para multiplicar su capacidad de actuación. La vía más directa consistiría en captar recursos entre los inversores internacionales  a través de “fondos de co-inversión”, en los que se combinaría el capital público del MEDE con el privado y ese capital se destinaría a la compra de bonos del país rescatado. La segunda posibilidad consistiría en que el MEDE avalase parcialmente la deuda emitida por un Estado con dificultades para financiarse por sí mismo, ese título, que podría negociarse por separado del bono, garantizaría al inversor una protección de hasta el 30% de su inversión.

¿Estará dispuesto el capital privado a invertir en el MEDE?

Vía|Comisión Europea

Más información|Cinco Días, Expansión, Voz Pópuli

Imagen|Código matriz.blogspot

RELACIONADOS