Economía y Empresa 


¿Qué es el Mecanismo Único de Supervisión Bancaria (MUS)?

El sistema financiero desempeña un papel fundamental en la economía de un país, pues cumple la función de canalizar el ahorro de los agentes con superávit hacia aquellos con déficit. Al mismo tiempo, presta un servicio indispensable a los ciudadanos, el de depósito de dinero. Garantizar ambas funciones es trascendental. Por ello, la actividad financiera ha estado desde hace mucho tiempo sometida a la revisión y control de las autoridades nacionales competentes. Hasta el comienzo de la crisis financiera en 2008 esta tarea la asumían los bancos centrales de cada país, sin embargo, en ese momento se llega a la conclusión de que el actual sistema ha fallado y que a los problemas de una economía global no se le puede dar respuesta desde una vertiente nacional, sino que hay que hacerlo con carácter supranacional.

Captura_portada

Banco Central Europeo

En un primer momento, en 2010, se opta por la creación de la Junta Europea de Riesgo Sistémico y un año más tarde por la coordinación de las autoridades supervisoras nacionales a través del Sistema Europeo de Supervisión Financiera. Pronto se ve que dicha medida es insuficiente y que no basta la coordinación de autoridades, sino que es necesaria una verdadera integración financiera. Para ello se deben crear organismos europeos que asuman las funciones que venían desempeñando las instituciones nacionales, permitiendo así la adopción centralizada de decisiones. Es por ello que la Comisión en 2012 propone la creación de la Unión Bancaria. Dicha unión va a tener tres pilares: el Mecanismo Único de Supervisión (MUS), el Mecanismo Único de Resolución y el Fondo de Garantía de Depósitos Común. El primer paso se da con el MUS. Sus funciones se le asignan al Banco Central Europeo, si bien con la participación de las autoridades supervisoras competentes de los estados de la zona euro (todavía no estábamos preparados para que el BCE asumiera plenos poderes). En octubre de 2013 se aprueba su Reglamento (Reglamento 1024/2013 del Consejo de 15 de octubre) y su puesta en funcionamiento tiene lugar el 4 de noviembre de 2014.

A partir de este momento, el BCE supervisa directamente las entidades de crédito más “significativas” o que tienen mayor relevancia ya sea por su tamaño, su peso en el conjunto de la economía de un país o del conjunto de la unión monetaria, por la importancia de sus actividades transfronterizas o por otra serie de criterios que fija el propio Reglamento del MUS. Esta supervisión es llevada a cabo por los Equipos Conjuntos de Supervisión, es decir, equipos compuestos tanto por personal del BCE como de las autoridades nacionales competentes. De este modo, se aprovecha la experiencia del BCE en materia macroeconómica y de estabilidad financiera, por un lado, y los conocimientos especializados del sector financiero de cada país que aportan sus supervisores nacionales, por otro.

Captura

Distribución de tareas

En cuanto a la supervisión del resto de entidades, es decir, las “menos significativas” (supervisión indirecta), ésta es realizada por las autoridades nacionales competentes. En apoyo tanto de la supervisión directa como de la indirecta, el BCE cuenta con una Dirección General que presta servicios horizontales y especializados en relación con todas las entidades de crédito sujetas a la supervisión del MUS.

Actualmente hay algo más de 120 grupos de entidades significativas, que representan más del 80% del sistema financiero (16 de estos grupos son españoles). Estos grupos representan a aproximadamente 1.200 entidades. En cuanto a las menos significativas, se estima que existen 3.700.

Lo cierto es que en el caso de España, el grueso de las entidades de crédito han pasado a ser supervisadas por el BCE, porque en su mayoría son grandes bancos y cajas de ahorro recientemente fusionadas que se encuentran dentro de la primera categoría. Por su parte, el grupo de las menos significativas se queda como un grupo residual con bancos menores, cooperativas de crédito, la banca extranjera, empresas de tasación y de pago y la SAREB.

En el futuro veremos si los pasos dados hacia la integración europea en el sector financiero han sido suficientes y si los estados están dispuestos a ceder más competencias en detrimento de sus supervisores nacionales.

 

Vía| Banking Supervision

Imagen| MUS

Vídeo|  El MUS en 3 minutos

En QAH| Sistema Europeo de Supervisión Financiera, Unión Bancaria

RELACIONADOS