Economía y Empresa, Finanzas 


¿Qué es el Leveraged Buy-out o compra apalancada?

Leveraged Buy-Out o compra apalancada (en adelante, L.B.O) se define como un término que engloba las operaciones de adquisición en las que existe un componente muy elevado de apalancamiento financiero, esto es, en las que los fondos para financiar el precio de adquisición se obtienen fundamentalmente a través de deuda bancaria, que es garantizada con los activos de la sociedad adquirida.

Este tipo de operaciones son frecuentes entre los inversores de las denominada private equity.

En cuanto a las expectativas del comprador en el LBO se encuentran en la base del principio del apalancamiento. El comprador cuenta con unos recursos propios reducidos e intenta conseguir o alcanzar una rentabilidad financiera, siempre y cuando la rentabilidad total sea mayor que los intereses del capital de terceros. Otro requisito no menos importante es también que, la empresa objetivo tenga un cash-flow lo suficientemente alto para poder así,  hacer frente a las obligaciones futuras.

La financiación se basa exclusivamente en la capacidad de pago de la empresa por adquirir, es por ello que se puede equiparar la financiación LBO con la financiación de un proyecto.

La deuda se garantiza no sólo por la calidad crediticia del comprador, sino por los activos de la empresa adquirida y sus flujos de caja esperados.

Además debemos resaltar una serie de características que deberían reunir las empresas “objetivo” (la que vamos adquirir) en un LBO.

Existe un mayor riesgo financiero cuando realizamos una compra de una empresa usando una gran cantidad de deuda, el uso del LBO debería solo estar al alcance de  empresas que cumplan las siguientes características:

• Beneficios y flujos de caja estables.

Líneas de producto y cuota de mercado bien establecida.                        

Cantidad de activos fijos que permita asegurar los préstamos.

Estas son las características que debería reunir una empresa para ser adquirida (empresa objetivo) por  el sistema LBO, de forma tal que la adquirente asegure el posterior pago de la deuda. No obstante, a veces se adquieren empresas por las oportunidades de crecimiento futuras que percibe la adquirente, aún cuando los beneficios no se hayan estabilizado ni haya una cuota de mercado bien establecida.

De forma un tanto simplificada y reducida  podemos hacer mención al proceso de un LBO:

1. Se produce la decisión de vender la empresa o parte de ella

2. Los compradores acuden al banco de inversión indagando la posibilidad de financiación a través de un LBO.

3. El comprador realiza una valuación de la empresa, utilizando alguna de las técnicas conocidas (DCF, múltiplos, etc.). Esto persigue determinar el valor de la firma y la capacidad de repago de la deuda.

4. Se determina el precio de compra.

5. Se determina la inversión que realizarán los compradores, si los prestamistas así lo exigen, de forma tal de involucrar más a los compradores en la gestión de la empresa.

6. Se constituye el grupo de prestamistas

7. Se emiten acciones de la empresa con objeto de que sean adquiridas por inversores externos, cuando no hay suficiente financiación con deuda en el mercado.

8. Se acuerda la financiación. Si los flujos de caja futuros son suficientes para atender el servicio de la deuda, con un razonable rango de error, el trato será consumado.

Como dato de interés hacemos mención a que, una de las mayores compras apalancadas fue la adquisición de HCA Inc., en 2006 por Kohlberg Kravis Roberts & Co. (KKR), Bain & Co. y Merrill Lynch. Las tres empresas pagan alrededor de $ 33 mil millones para la adquisición.

Vía| ceem
Imagen |togas.biz
RELACIONADOS