Jurídico 


¿Qué es el Impuesto sobre las Transacciones Financieras?

¿Qué es el impuesto sobre transacciones financieras?

¿Qué es el impuesto sobre transacciones financieras?

El pasado 14 de febrero de 2013, la Comisión Europea hizo pública la propuesta que sienta las bases a seguir por los Estados Miembros (Francia, Alemania, Bélgica, Austria, Eslovenia, Portugal, Grecia, Eslovaquia, Italia, España y Estonia) que han decidido crear un Impuesto sobre Transacciones Financieras (ITF) a través del mecanismo de la cooperación reforzada.

Esta propuesta consiste en una Directiva que básicamente refleja el ámbito y objetivos de la propuesta original que formuló en septiembre de 2011. La misma se refiere a todas las transacciones financieras, a saber: la compraventa de un instrumento financiero, como las acciones de sociedades, las obligaciones, los instrumentos del mercado monetario, las participaciones en organismos de inversión colectiva, los productos estructurados y derivados, y la celebración o modificación de los contratos de derivados, siempre que por lo menos una de las partes de la transacción se establezca en un Estado miembro y que una entidad financiera establecida en un Estado Miembro forme parte de la transacción, por cuenta propia o por cuenta de terceros, o actúe en nombre de una parte en la transacción.

Quedan excluidas transacciones como la emisión primaria de acciones y obligaciones de sociedades, las operaciones con los organismos de la UE y con los bancos centrales de los Estados miembros.

El ITF será exigible a partir del momento en el que se produzca la transacción. La cancelación o rectificación de una transacción financiera no tendrá incidencia alguna sobre su devengo, salvo en caso de error. La base imponible en el caso de transacciones distintas de las relativas a los contratos de derivados estará formada por el conjunto de los elementos que constituyen la contraprestación pagada o adeudada por la contraparte o un tercero en intercambio de la transferencia, base a la que se aplicará un tipo de 0.1%. En cuanto a los contratos de derivados, el importe imponible del ITF será equivalente al importe teórico (a saber, el importe nominal subyacente utilizado para calcular los pagos efectuados en relación con un determinado contrato de derivados) del contrato de derivados en el momento de la transacción financiera, con un tipo del 0.01%.

Los obligados al pago serán cualesquiera sociedades que se consideren establecidas en territorio de un Estado miembro y que cumplan una de las siguientes condiciones: forme parte de la transacción, por cuenta propia o de terceros; actúa en nombre de una parte en la transacción; la transacción se realice por su cuenta.

En cuanto al plazo que se establece para el pago, éste será inmediato, es decir, en el momento del devengo del impuesto si es realizada la operación por medios electrónicos; o bien, en un plazo de tres días desde el devengo del impuesto para todos los demás casos.

A modo de conclusión, decir que se prevé que este impuesto deje a las arcas de los Estados que lo implementen unos ingresos de entre 30.000-35.000 millones de euros.

Vía| europa.eu

Más información| taxpolicy.gov.ie

Imagen| Financial Transaction Tax

RELACIONADOS