Cultura y Sociedad 


¿Qué es el efecto Bandwagon? ¿Y el efecto Underdog?

Tanto el efecto Bandwagon como su contrario, el efecto underdog, son términos usados principalmente en comunicación política y en ciencias de la opinión pública que hacen referencia al cambio en la intención de voto como consecuencia de un clima general que designa claramente vencedor a un candidato frente a otro.

El caso del efecto Bandwagon (del inglés, carro de la banda) empezó a usarse en el último tercio del siglo XIX durante la campaña de Abraham Lincon y tiene un origen casi humorístico. Con el paso de la caravana presidencial por los Estados del Norte, eran muchos los que invitaban a unirse a la fiesta, o seguir la música, del claro favorito, en este caso, el célebre presidente que aboliría la esclavitud en los EE.UU.

El efecto underdog toma el sentido contrario, bebiendo del sentimiento típico en el ser humano de situarse del lado del más débil. Así, la intención de voto se modificaría al sentir, sociológicamente, una parte de la población simpatía por las causas perdidas.

Elecciones

Resumiendo, el efecto Bandwagon se concretaría en todos aquellos que ven la causa ganadora y triunfalista como la suya propia y, al contrario, ocasiones en que el total convencimiento de una derrota segura provoca un cauce masivo de votos hacia el supuesto perdedor.

Ambos efectos pueden traducirse en tácticas electorales representadas por las publicaciones de encuestas, llegando incluso a falsear o exagerar los resultados de las mismas. Un juego de declaraciones, el bueno uso de los medios de comunicación o una inteligente presentación de un candidato como nuevo “it boy” del momento, tal y como sucedió con Obama en su proceso de primarias, son claves que los estrategas manejan con mayor o menor acierto. En el caso del underdog, llega a ser incluso positivo, en definitiva, presentarte a ti mismo como un seguro vencido en un determinado momento de la campaña.

Ambos términos, a su vez, pueden aplicarse a varios campos en ciencias sociales, y cuyos efectos concretos pueden traducirse en los resultados de reality shows o estrategias de relaciones públicas. Incluso en el campo del márketing más puro, es necesario tener en cuenta el efecto Bandwagon a la hora de planificar la distribución de un determinado producto que, por unas razones u otras, termine siendo el preferido por los consumidores como consecuencia de una alta demanda, alterando las leyes básicas en microeconomía.

 

Vía| Herbert A. Simon. Bandwagon and Underdog Effects and the Possibility of Election Predictions

Más información| Artículo de Enrique Gil Calvo

Imagen| Canarias Investiga 

En QAH| Política y Twitter

RELACIONADOS