Jurídico 


¿Qué es el derecho de autodeterminación en el ámbito sanitario?

La libertad individual es un derecho fundamental recogido en la norma suprema. Encarna uno de los valores esenciales que ha de estar presente cuando se habla de democracia. Valores democráticos - Mafalda

La existencia de este valor en un ordenamiento jurídico es la antesala de la posibilidad de que un individuo tome decisiones de forma autónoma e independiente.

En el ámbito sanitario, la presencia del consentimiento informado traslada a observar la apuesta en la asistencia sanitaria por preservar la voluntad del paciente.

Este derecho de autodeterminación no es ni más ni menos que el vehículo mediante el cual un paciente puede decidir acerca de su salud, y por tanto, decidir entre un tratamiento u otro.

El derecho a la salud es amplio, dado que se encuentra vinculado de manera directa con otros derechos fundamentales y garantías constitucionales. Este derecho a la salud, recogido en nuestra Constitución en el artículo 43, viene conectado con el respeto a los valores superiores del ordenamiento jurídico, donde reina el pluralismo, que ha de ser acatado por los poderes públicos.

No velar por el derecho de autodeterminación del paciente puede conllevar a que afloren daños morales. Por ello, lo que se pretende con el consentimiento informado es proporcionar de la forma más transparente posible toda la información, para que el propio paciente tome una decisión libre acerca de su salud. El profesional médico podrá guiar al mismo, al exponer las opciones y proporcionando la claridad suficiente para que se disipen los obstáculos a la hora de elegir. Información al paciente

La decisión de un paciente puede recoger también la negativa frente a un tipo de tratamiento. La Ley 41/2002, de 14 de noviembre, relativa a la autonomía del paciente, aborda esta posibilidad en su artículo 9, ubicado en el capítulo IV “El respeto de la autonomía del paciente”. En este artículo se presentan los límites del consentimiento informado. Se puede observar en este punto la especial fuerza que reviste dicho consentimiento.

No obstante, también se dispone en este artículo la salvedad de que los facultativos puedan llevar a cabo intervenciones clínicas sin que exista consentimiento. Esto es, exclusivamente, en los casos que haya riesgo para la salud pública o un riesgo inmediato y grave.

La mencionada Ley ofrece la posibilidad a los pacientes de que dejen constancia de su voluntad manifestada de forma anticipada, para las cuales se han creado en las diferentes Comunidades Autónomas unos Registros específicos. Ergo, se proporciona esta vía previsora con el fin de colocar al derecho de autodeterminación como lo que es, un derecho fundamental al que habrá de respetarse por todos los medios posibles.

Vía| El País

Imagen| Consentimiento informado, valores democráticos, información al paciente

En QAH| El Testamento vital, ¿Por qué el derecho a la salud no es un derecho fundamental?

RELACIONADOS