ENTRAR
Qué Aprendemos Hoy

¿Qué es el Control de Gestión?

Según la AECA, el Control de Gestión se define como la “función que asegura que se alcancen los resultados y objetivos predeterminados cumpliendo los programas establecidos”. El control deriva en la necesaria adaptación de la empresa al entorno.

La mayor inestabilidad del entorno y competitividad , la mayor complejidad organizativa y de procesos empresariales, la mayor delegación y autonomía del personal, así como la mayor descentralización y globalización de las organizaciones son varios de los factores que originan la necesidad de llevar a cabo un sistema de control que asegure que la actuación de las personas está coordinada y coincide con los objetivos empresariales.

La formulación de los objetivos permite clarificar el comportamiento del personal, motivar hacia el logro de las metas marcadas y conocer las posibilidades de alcanzarlos. Existen tres niveles de objetivos a controlar en función del tiempo:

· Nivel estratégico, a largo plazo y control sobre objetivos estratégicos generales.

· Nivel táctico, a medio plazo y control sobre programas en los que se concretan objetivos generales.

· Nivel operativo, a corto plazo y control específico relacionado con el día a día.

No es posible el control si no existen unos objetivos previamente fijados derivados de la estrategia de la empresa.

Control de Gestión

Control de Gestión

Los fines del Control de Gestión son:

· Informar y comunicar a las personas involucradas cuáles son los objetivos.

· Motivar e implicar a los miembros en el logro de los objetivos.

· Coordinar los esfuerzos en la consecución de objetivos, procurando un uso eficiente de los recursos.

· Evaluar y valorar el grado de consecución de los objetivos e identificar el origen de las desviaciones.

· Actuar antes los cambios del entorno y ante las causas de las desviaciones.

La persona responsable del funcionamiento correcto de un sistema de Control de Gestión es el Controller. Es el encargado de diseñar los diferentes instrumentos de control y de actualizar la información del sistema. Participa en las tareas de planificación, control y toma de decisiones y ha de tener un profundo conocimiento de toda la empresa, tanto de las operaciones internas como del entorno.

Por último, hay que destacar que sin acciones, el control pierde todo su sentido como instrumento de gestión. Lo importante del control no es el control en sí mismo, sino las actuaciones correctoras posteriores.

Miguel Blanco Escrito por el nov 8 2012. Archivado bajo Economía y Empresa.





CONOCE AL REDACTOR

Miguel Blanco Moreno

Twitter
Miguel Blanco

- Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por ETEA-LOYOLA.

- Máster en Gestión Empresarial - MBA por SN España.

- Empleado en TARGOBANK. Ver perfil completo

dontknow

Acceder |