Derecho Internacional, Jurídico 


¿Qué es el asilo diplomático? El caso Assange

El último capítulo del caso Assange, tras la revelación de múltiples secretos de Estado a través de Wikileaks y la acusación de cometer varios delitos sexuales ha sido la concesión de asilo diplomático por parte de la República de Ecuador. ¿En qué consiste la institución del asilo diplomático? ¿Cómo se ha aplicado a este caso concreto?

El asilo diplomático puede concederse en las legaciones

El asilo se define, en términos generales, como la protección que un Estado ofrece a personas que no son nacionales suyos y cuya vida o libertad están en peligro por actos, amenazas o persecuciones de las Autoridades de otro Estado o por personas o multitudes que hayan escapado al control de dichas Autoridades. El asilo diplomático es una institución regional de algunos Estados iberoamericanos, regulada en varios Convenios internacionales, de los cuales el más avanzado es la Convención de Caracas de 1954 sobre Asilo Diplomático.

Esta norma internacional regional entiende que el asilo diplomático puede concederse, entre otros lugares, en las legaciones (entendidas en sentido amplio: sede de Misión Diplomática ordinaria –excluidos, por tanto, los Consulados-, residencia de los Jefes de Misión y locales habilitados para habitación de los asilados). La concesión del asilo es una facultad del Estado asilante (Ecuador) pero no una obligación; de ahí que éste pueda calificar unilateralmente los motivos de la persecución, que debe tener carácter político, así como la urgencia de la protección. El asilo diplomático se concede por el tiempo estrictamente necesario para que el asilado salga del país con las seguridades otorgadas por el Gobierno del Estado territorial. Esto significa que el Estado territorial (Reino Unido) estaría obligado a facilitar la salida del asilado (Julian Assange) mediante el oportuno salvoconducto a fin de que no peligre su vida, su libertad o su integridad personal.

Ahora bien, el caso Assange plantea varios interrogantes:

En primer lugar, estamos ante una institución sólo reconocida y practicada por determinados Estados iberoamericanos. Ello conlleva que la decisión de otorgar asilo diplomático a Julian Assange no tiene efectos jurídicos frente a Reino Unido; podría, pues, negarse legítimamente a facilitar la salida del país, pues la Convención de Viena de 1961 sobre Relaciones Diplomáticas sólo le obliga a respetar la inviolabilidad de las Misiones Diplomáticas.

El caso Assange plantea varios interrogantes

En segundo lugar, en sentido estrictamente jurídico, Reino Unido pretende extraditar a Julian Assange a Suecia por su imputación en varios casos de delitos sexuales; ante esta situación, la Convención de Caracas de 1954 prevé expresamente la ilegitimidad de conceder asilo diplomático a los inculpados o procesados en forma ante tribunales ordinarios competentes y por delitos comunes. Si estas personas penetran en lugares adecuados para conceder asilo diplomático deben ser invitadas a retirarse o ser entregadas al gobierno local, previéndose expresamente que no podrán ser juzgadas por delitos políticos anteriores al momento de la entrega.

A la vista de las actividades de fuerte difusión mediática de Julian Assange, ¿podría decirse que estamos, de hecho, ante una persecución política disfrazada de imputación por delitos sexuales? ¿Debe Reino Unido respetar la decisión de Ecuador y facilitar la salida del país o, por el contrario, arrestar a Assange cuando abandone la Embajada de Ecuador para extraditarlo a Suecia?

Vía | Díez de Velasco, Manuel. “El asilo diplomático” en Instituciones de Derecho Internacional Público. Ed. Tecnos, Madrid, 2008, pp. 630-638; Declaración del Gobierno de la República de Ecuador sobre la solicitud de asilo de Julian Assange.

Más información | RTVEEl MundoEl País, El ‘sha’ de Persia, Honecker o Sinawatra: los ‘otros’ Assange que pidieron asilo en Latinoamérica

Imagen | Julian Assange, Embajada de Ecuador en Londres.

RELACIONADOS