Patrimonio 


¿Qué es el arte? Breve reflexión

Escribió Gombrich en su genial obra La Historia del Arte que el arte en sí mismo no existe, que lo único real eran los artistas que lo crean. Esta idea puede parecernos demasiado radical y categórica, pues niega la existencia de algo que es intrínseco del hombre desde el principio de los tiempos y tan viejo como la propia humanidad. Sin embargo, cuando nos planteamos qué es el arte desde un punto de vista teórico, tratando de establecer normas y reglas que lo expliquen, la dificultad es tal que la negación de Gombrich surge como algo cómodo y atractivo: si no existe, no tenemos que explicarlo. Y, a pesar de ello, todos creemos saber qué es el arte.

Ernst Gombrich

Ernst Gombrich ( 1909-2001)

El Arte, con mayúscula, nos otorga la condición humana y nos diferencia de los animales. Podemos pensar que eso lo hace la capacidad de razonamiento, aunque está demostrado que los delfines y los grandes simios pueden evolucionar a un estado muy primitivo de razón. Podemos creer que se trata del lenguaje, aunque todos los animales poseen formas para comunicarse. Pero, ¿quién, en la naturaleza, es capaz de crear algo tan maravilloso e inútil como el arte? Tan sólo el hombre. Nace como algo instintivo, tan natural como respirar y caminar: el impulso de crear. Y, a la vez, es completamente distinto, pues no tiene ningún fin. Es, desde un punto de vista práctico, absurdo. No contribuye en modo alguno a la supervivencia del hombre, ni a su evolución vital, ni a una mejora de la calidad de vida. Es algo que parece prescindible pero sin el cual somos incapaces de imaginar nuestro mundo.
Teniendo en cuenta que forma parte indisoluble del alma humana, nos resulta extrañamente complejo expresar con palabras algo tan sencillo como qué es el arte. No conseguimos definirlo, no podemos en muchas ocasiones explicar por qué algo es arte y otro objeto no lo es, tal vez porque nuestras definiciones del arte están más relacionadas con sentimientos y sensaciones que con un mero razonamiento teórico.
Si salimos a la calle y preguntamos a gente escogida al azar qué es el arte, las respuestas no podrán ser más variadas. En muchos caso, la idea de arte se asocia instintivamente a los conceptos de estética y talento. No es una definición perfecta, ni correcta, pero tampoco es errónea. La conexión entre los tres elementos se forma de manera instantánea, pero, ¿qué entendemos por algo bello? ¿Tiene que ser algo necesariamente agradable? ¿No existen multitud de obras que representan algo espantoso y aún así son hermosas? Tomemos como ejemplo la Ofelia del prerrafaelita John Everett Millais. Se trata de una pintura que representa una escena tremendamente macabra: el

Ofelia (1852) de John Everett Millais

Ofelia (1852) de John Everett Millais

cadáver de la novia de Hamlet flota en el río en el que acaba de ahogarse. Es algo desagradable, estremecedor y, sin embargo, muy hermoso y no sabríamos explicar por qué. A ese concepto de belleza hacemos referencia, a lo que es bello aunque en realidad no lo sea.
El arte es valioso y exclusivo, en el sentido de que no todo lo que se presenta bajo unas supuestas directrices artísticas es arte y no todos somos capaces de crearlo. Ahí radica el segundo de los conceptos que solemos asociar al arte: la expresión del talento. Podemos pensar que para que una obra de arte sea considerada como tal es necesario que presente una idea que vaya acompañada por la forma. En el arte contemporáneo suele tener más peso la idea que cómo se presenta, motivo por el cual suscita gran cantidad de críticas entre el gran público, que está habituado a los conceptos que hemos mencionado. Todos hemos oído la consabida frase ‘esto podría hacerlo un niño¿Es arte la expresión de una idea por sí sola? Si un artista quisiera representar, por poner un ejemplo con enjundia, la soledad del ser humano, y se limitara a pintar una mancha negra en un lienzo blanco, ¿podríamos estar hablando de arte? Entenderíamos el concepto que quiere transmitir el autor si así titula el cuadro, pero no todos pensarían que es una obra de arte. En este caso entran en juego el artista y su contexto, así como el impacto que la obra tuvo en el momento de su creación o de forma posterior. También las instituciones artísticas y el mercado tienen mucho que decir en estos caso. ¿Por qué la Mierda de artista, de Piero Manzoni, es considerada una obra de arte? Sin embargo, estamos seguros que Las Meninas lo es, de una manera casi instintiva y sin tener que dar explicaciones. Si todos fuéramos capaces de pintar un

Mierda de artista (1961) de Piero Manzoni

Mierda de artista (1961) de Piero Manzoni

fresco de la Capilla Sixtina antes de desayunar, éstos no tendrían ningún valor. Si cualquier cosa fuera arte, entonces nada lo sería. Se busca que el arte transmita, conmueva, deje una huella en aquel que lo contempla. Lo que plasma es importante, pero también cómo se plasma. Y si uno de los dos elementos pierde fuerza, entonces la obra puede no llegar a ser nada.
La definición de arte es algo personal y totalmente subjetivo. Si no me transmite ningún tipo de sensación, no lo consideraré arte. Uno de los mayores fracasos que puede experimentar el arte es que necesite de una explicación, pues la obra y el espectador deben entenderse sin ayuda externa.
La búsqueda de una definición formalista del arte es muy compleja porque radica en regular y poner límites a algo que está en continua evolución y que no todos percibimos de la misma manera. Por tanto, es posible que el fallo se encuentre en la falsa necesidad de encontrarla, cuando sin ella también sabemos qué es el arte. Tal vez sea adecuado finalizar con otra cita de Gombrich: ‘El Arte, escrita la palabra con A mayúscula, no existe, pues el Arte con A mayúscula tiene por esencia que ser un fantasma y un ídolo‘.

Vía| GOMBRICH, Ernst. La Historia del Arte contada por E.H.Gombrich. Madrid, Debate, 2003

Imagen| Ernst Gombrich , Ofelia , Mierda de artista

RELACIONADOS