Cultura y Sociedad 


¿Qué eran los Knocker up?

A finales del Siglo XVIII Gran Bretaña se encontraba sumergida en plena Revolución Industrial. Era una época de cambios constantes, de innovaciones en la forma de producir y trabajar.

Las máquinas se abrían paso ante una sociedad acostumbrada al trabajo manual, a la artesanía de sus producciones. Por ello, la mayor preocupación de los trabajadores de las fábricas era mantener su empleo, algo que, en muchos casos, se antojaba complicado.

Knocker up realizando su trabajo

Ante la nueva situación, en Irlanda e Inglaterra, surgió una profesión tan diferente como peculiar, los ‘Knocker up’, quienes supieron encontrar la oportunidad en el momento adecuado. Este nuevo empleo consistía en despertar a los trabajadores que les contrataban para que, éstos, no llegaran tarde a las fábricas y pudieran mantener sus puestos o, al menos, no les dieran motivos a los patrones para prescindir de ellos.

Equipados con sus largos palos de bambú, los Knocker up, que generalmente eran policías que aprovechaban su ronda de noche para ganar un dinero extra o mujeres que necesitaban contribuir en la economía del hogar, despertaban a sus clientes golpeando el cristal de las ventanas de sus dormitorios. Hubo incluso quien utilizaba cerbatanas de guisantes para alcanzar las ventanas de los edificios más altos.

El trabajo concluía cuando el cliente se asomaba a la ventana para avisar de que ya estaba despierto. Entonces, el ‘Knocker up’ recogía su palo de bambú o su cerbatana y se dirigía a la siguiente casa. Cuentan que era verdaderamente curioso ver cómo se organizaban para despertar a varias personas a una misma hora, alternando los golpes de una ventana a otra si los clientes vivían cerca o emprendiendo largas carreras por la ciudad para llegar a tiempo de una casa a otra.

El escritor inglés Charles Dickens quiso dejar constancia de la labor de estas personas citándolos en su novela “Grandes Esperanzas”, en la que explica también en qué consistía el trabajo.

Con el paso del tiempo y la llegada de los despertadores digitales, esta profesión desapareció, allá por el año 1920. Aunque tuvo una vigencia de algo más de un siglo, finalmente la tecnología también pudo con ella.

http://youtu.be/FUJzBRH7sJ8

 

Via| Yamelose

Imagen| Knocker up

Video| YouTube: The Knocker up

En QAH| 200 años con Dickens

RELACIONADOS