Cultura y Sociedad, Historia 


¿Qué era el Camino Español?

 

Mapa del Camino Español

Mapa del Camino Español

Las Guerras de Flandes enfrentaron a las provincias del Imperio Español que estaban situadas en los Países Bajos contra la autoridad del rey de España. Desde 1568 y hasta 1648, una serie de motivos económicos, nacionalistas, en el sentido puro del término, y religiosos llevaron a la sublevación de los señores de Flandes.

Aquellas guerras consumieron recursos a la corona española a una velocidad que ni siquiera las riquezas americanas fueron capaces de alimentar. Hombres, soldados y dinero viajaban de España hasta Flandes para perderse para siempre, en muchos casos. Aquel flujo incesante de soldados ibéricos que lucharon en el norte tomaron el conocido como Camino Español para llegar a su destino.

Debido a la enemistad del Imperio Español con Inglaterra y Francia, Felipe II se vio obligado a buscar un camino a Flandes a través del Mediterráneo, ya que el Canal de la Mancha eran aguas peligrosas para los barcos españoles. En 1567, comenzó el duque de Alba a crearlo y utilizarlo, enviando por mar a unos nueve mil soldados desde los puertos de España en el Mediterráneo hasta Italia y una vez allí, el camino seguía a pie.

El duque de Alba

El duque de Alba

En realidad el Camino Español comenzaba una vez que los soldados desembarcaban en Italia. En Génova arrancaban los mil kilómetros, aproximadamente, que habían de hacer los soldados cruzando los Alpes, el Franco Condado, Lorena y Luxemburgo. Mantener este corredor abierto determinó de manera importante las relaciones exteriores del Imperio Español, ya que no podía permitirse que aquella ruta fuera inutilizada.

En aquel tiempo era popular un dicho entre los soldados: “España mi natura, Italia mi ventura, Flandes mi sepultura”. Los soldados españoles permanecían acuartelados un tiempo en Nápoles, Sicilia o Milán, y allí eran entrenados y formados, llevando una vida algo más cómoda de la que habían dejado en España y de la que les esperaba cuando entraran en combate. Por esto Italia era la ventura. Al llegar los soldados a Italia, sin conocer aquel idioma, decían “bisogno” para pedir cualquier cosa, que significa “necesito”. Y de ahí nació nuestra palabra bisoño, que indica que alguien es novato o inexperto, como aquellos soldados recién llegados.

Finalmente los soldados andaban el Camino Español hasta Flandes, donde les esperaba la guerra, el frío, el hambre y en muchos casos la muerte, o lo que es lo mismo: Flandes, la sepultura. No era nada sencillo, como vemos, llevar a un soldado reclutado en la Península hasta Flandes, convirtiéndolo por el camino en un soldado digno de un tercio español. Aquel viaje solía durar entre cuatro y seis meses y precisamente por lo complicado del proceso es por lo que dio lugar a la expresión, que usamos en nuestro lenguaje habitualmente, “poner una pica en Flandes”, haciendo referencia a lo complicado y costoso que era enviar un soldado, es decir, una pica, hasta Flandes.

En cualquier caso, y aunque las fuentes varían en cuanto al número de soldados, se estima que más de dos cientos mil hombres llegaron a Flandes por aquel Camino Español, todo un logro logístico de su tiempo.

 

En colaboración con QAH| Curistoria

Vía| Un pica en Flandes, Fernando Martínez Laínez

Más Información| Desperta Ferro (Historia Moderna Nº1)

Imagen| Mapa del Camino Español, el Duque de Alba

RELACIONADOS