Economía y Empresa, Jurídico, Marketing 


Fans y clientes de una marca: ¿qué les diferencia?

En un mundo en el que los productos y/o servicios compiten ferozmente por ser los primeros en ser reconocidos y consumidos en el mercado, en los últimos tiempos se ha abierto una nueva ventana que ha hecho posible que las marcas se acerquen con éxito a sus consumidores. Se trata de Internet y las Redes Sociales.

Las Marcas en Internet: ¿Clientes o fans?

Gracias a ellas, por primera vez el ciudadano de a pie puede tratar de tú a tú a las grandes corporaciones, haciéndolas más accesibles y por lo tanto más humanas.

El milagro se personifica en Facebook o en Twitter, donde se está experimentando un fenómeno cada vez más extendido: la presencia de los “fans de las marcas”. En este sentido, una nueva disputa ha comenzado: El conseguir un número cada vez mayor de fans es la meta que las marcas comerciales se han propuesto alcanzar.

Pero ¿por qué se compite por tener fans? ¿No es suficiente con mantener a los clientes? El siguiente vídeo define claramente la diferencia entre ambos conceptos y deja claro el porqué de la importancia de tener fans:

 

http://youtu.be/_Q7q6YpsLbo

 

Tras ver el vídeo, es fácil adivinar que cuando los sentimientos aparecen, la razón queda en un segundo plano. Y es que un verdadero fan es un defensor a ultranza de la marca, SU MARCA: es aquel que se identifica con ella, el que espera ansioso al siguiente producto que lanza al mercado y es, por supuesto, el primero en probarlo. Es el que comenta cada post del blog oficial, el que lo retwitea, el que participa en sus iniciativas y comparte sus experiencias en Facebook, Twitter, Tuenti, y en las numerosas plataformas sociales que están a su alcance.

La posibilidad de tener un público cautivo, deriva al final en un beneficio real en las marcas. Gracias a los fans que se consiguen a través de las redes sociales, las ventas de los productos y servicios pueden crecer de forma notoria.

Pero, ¿cómo se consiguen estos seguidores incondicionales?

En primer lugar, es necesario dotar de contenidos interesantes todas las plataformas de comunicación que la marca tiene con los clientes y futuros fans. Hay que ofrecer contenidos dignos de ser seguidos y compartidos.

Además, las marcas se valen de incentivos que mantienen “enganchados” a su público, haciendo que participe en sus propuestas y provocando un recuerdo positivo hacia los productos/servicios que se ofertan. Ejemplo de ello son los sorteos, concursos, ofertas especiales, etc.

Aún así, no sólo de ofertas vive el fan. De hecho, las marcas con mayor número de seguidores son aquellas que escuchan a sus clientes, que reciben con agrado los comentarios y opiniones de éstos, y sobre todo, que les ayudan a resolver problemas puntuales relacionados con sus productos.

Por lo tanto, las marcas han de dar un servicio continuado en todos sus soportes (redes sociales, blogs, servicio de atención al cliente, etc). Es necesario que respondan a las expectativas de sus consumidores y usuarios y sobre todo, han de tener siempre presente que cuando un cliente está satisfecho, tiene muchas posibilidades de que empiece a seguirle en la red y en la calle, y de que acabe convirtiéndose finalmente en su fiel admirador.

La teoría es simple: Si una marca cuida a sus clientes, los habrá ganado para siempre. ¿Será igual de sencillo ponerlo en práctica?

 

Imagen| Fans

En QAH| ¿Cómo desarrollar un advergame?

Vídeo| Fans, no Clientes

 

 

RELACIONADOS