Economía y Empresa, Finanzas, Jurídico 


¿Qué diferencia existe entre los depósitos a plazo fijo y los europagarés?

La base de cálculo es la misma, es decir, en ambos casos las entidad bancaria en cuestión, paga al usuario un tipo de interés por usar el dinero de éste por un plazo determinado contractualmente.

La diferencia entre ambos productos,  estriba en que los depósitos a plazo fijo en caso de que la entidad financiera no pueda responder, los ahorros del consumidor están garantizados por un organismo que depende directamente del Banco de España, llamado Fondo de Garantía de Depósitos, hasta un importe máximo de 100.000,00 € por titular e inversión. En cambio, el europagaré NO está garantizado por este organismo (FGD), sino que está garantizado por todo el patrimonio de la Entidad Bancaria.

Otra diferencia entre ambos productos es que, el depósito a plazo, se puede hacer líquido con mayor facilidad que el europagaré. En el caso del depósito a plazo, se cancela el contrato y se aplica una penalización sobre los intereses, no pudiendo excederlos EN NINGÚN CASO. En el caso del europagaré, el procedimiento es más complejo y más distendido en el tiempo; ya que se debe cruzar una orden de contratación entrante, con la orden de cancelación.

En cuanto a la rentabilidad de ambas inversiones, en la actualidad hay bastante diferencia debido a que según el Real Decreto 771/2011, conocido popularmente como “Ley Salgado”, la remuneración de los depósitos a plazo está limitada a un tipo máximo, impuesto por el Banco de España. En cambio, los Europagarés, no están limitados debido a que no son el mismo tipo de producto, es un producto financiero más complejo.

Mi recomendación a los usuarios que dispongan de ahorros y quieran obtener rentabilidad por los mismos, es que primero se informen de la situación en la que se encuentra su entidad financiera, (cosa que actualmente no es muy dificil ya que los diarios informativos nos tienen al corriente). Por otro lado, el usuario debe sopesar si prefiere una rentabilidad mayor y tenga claro que ese dinero no lo va a necesitar, o bien, obtener una rentabilidad más pequeña y en caso de que le haga falta disponer de esos ahorros, no tenga problema alguno.

RELACIONADOS