Historia 


¿Qué debe tener una ciudad para ser Patrimonio de la Humanidad?

alhambra

La Alhambra de Granada, reconocida como Patrimonio de la Humanidad

La UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) es la encargada de otorgar a ciudades o lugares concretos el título honorífico de Patrimonio de la Humanidad, un reconocimiento a aquellos rincones del mundo que merezcan ser preservados y protegidos por su peculiaridad. Es también un gran reclamo turístico para las ciudades que reciben tal reconocimiento. En España, son quince: Alcalá de Henares, Ávila, Baeza, Cáceres, Córdoba, Cuenca, Ibiza, Mérida, Salamanca, San Cristóbal de la Laguna, Santiago de Compostela, Segovia, Tarragona, Toledo y Úbeda. 

Surgen varias preguntas sobre este título de la UNESCO. ¿Qué requisitos debe tener una ciudad para ser proclamada Patrimonio de la Humanidad? ¿Cuántas lo son en el mundo? ¿Pueden dejar de serlo? Por partes, hay dos reconocimientos diferentes, el de Patrimonio Cultural de la Humanidad y el de Patrimonio Natural de la Humanidad. Los requisitos que se deben reunir para recibir el primer título son seis. Uno, que el bien sea muestra de la capacidad creativa de la raza humana. Dos, que muestre los valores de una determinada época de la Historia. Tres, que dé testimonio de una tradición cultural de una civilización aún existente o ya desaparecida. Cuatro, que ejemplifique un tipo de arquitectura propia de una época histórica. Cinco, que sea ejemplo de establecimientos humanos pasados y seis, que está asociada a alguna tradición aún viva, que represente alguna creencia o que sea obra con un significado universal único.

En el caso de los Patrimonios Naturales de la Humanidad se tienen en cuenta tres condiciones: que el lugar sea ejemplo de algún periodo histórico y registre el desarrollo posterior, que contenga fenómenos naturales extraordinarios y que contengan hábitats naturales que deban ser protegidos para conservar la biodiversidad y las especies en peligro de extinción.

Los títulos del Patrimonio de la Humanidad otorgados por la UNESCO son algo así como una continuación de las Siete Maravillas del mundo antiguo: la Gran Pirámida de Giza, los Jardines Colgantes de Babilonia, el Templo de Artemisa en Éfeso, la Estatua de Zeus en Olimpia, la tumba de Mausolo en Halicarnaso,  el Coloso de Rodas y el Faro de Alejandría.

¿Dónde están esas nuevas maravillas, esos lugares que deban ser reconocidos y preservados bajo el paraguas del programa del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO? La cifra va creciendo. A día de hoy, existen más de 1.030 lugares que han recibido esta denominación, de los que 802 son culturales, 197 naturales y unos 32, mixtos, es decir, que cuentan tanto con restos arquitectónicos o arqueológicos reseñables como espacios naturales dignos de ser reconocidos como Patrimonio de la Humanidad. El país con más lugares que han recibido este título es Italia. España (44) ocupa la tercera posición tras China (48).

mérida

Teatro Romano de Mérica, también declarado, junto al resto de los monumentos de la capital extremeña, Patrimonio de la Humanidad

Además de las ciudades mencionadas, hay en España obras arquitectónicas, monumentos y parques que han recibido este reconocimiento por parte de la UNESCO. Son: la Alhambra de Granada, la Catedral de Burgos, el centro histórico de Córdoba, el monasterio de El Escorial en Madrid, las obras de Antonio Gaudí, el acueducto de Segovia, las cuevas de Altamira, los monumentos de Oviedo y el reino de Asturias, la arquitectura mudéjar de Aragón, el Parque Nacional de Garajonay, la Catedral, el Alcázar y el Archivo de Indias de Sevilla, el Monasterio de Poblet, el Real Monasterio de Santa María de Guadalupe, el Camino de Santiago, el Parque Nacional de Doñana, la lonja de la seda de Valencia, Las Médulas, los Monasterios de San Millán de Yuso y de Suso, el Palau de la Música y el hospital de San Pau en Barcelona, el Monte Perdido de los Pirineos, el arte rupestre del arco mediterráneo, los sitios de arte rupestre del Valle del Côa y de Siega Verde, las iglesias románicas catalanas del Vall de Boí, la muralla romana de Lugo, el palmeral de Elche, el paisaje cultural de Aranjuez, los conjuntos monumentales renacentistas de Úbeda y Baeza, el Puente de Vizcaya, el Parque Nacional del Teide, la Torre de Hércules, el Paisaje Natural de la Sierra de Tramuntana y Almadén e Idria (el Patrimonio del mercurio).

¿Cómo se decide qué ciudades o parajes entran a formar parte de la lista de lugares Patrimonio de la Humanidad? Cada año se reúne el Comité del Patrimonio de la Humanidad. Está formado por representantes de 21 países, que van rotando anualmente. La última reunión de este organismo se celebró en la ciudad alemana de Bonn a finales de junio. En ese encuentro se evalúa el estado de conservación de los lugares que ya tienen reconocido ese título y se estudia a dónde se destinan los fondos para preservar esos lugares únicos a petición de los mismos. Pero, antes de llegar a ese Comité, hay otros dos órganos que tienen que dar su opinión sobre la inclusión o no en la lista de ciudades Patrimonio de la Humanidad: la Unión Mundial para la Conservación y el Consejo Internacional de Museos  y Sitios. Son ellos los que elevan las recomendaciones al Comité.

¿Y puede la UNESCO retirar el título de Patrimonio de la Humanidad a una ciudad? Sí, y lo ha hecho ya. Fue en 2009. La ciudad alemana de Dresde tenía esta denominación. La decisión de las autoridades locales de construir un puente de cuatro carriles sobre el río Elba provocó la decisión de que esta localidad perdiera su título. Antes, en 2007, la UNESCO hizo lo propio con el santuario del Óryx Árabe en Omán. En este caso fue a petición del país, que quiso explotar el petróleo encontrado en esa zona. Hace tres años, la UNESCO avisó a Sevilla de que perdería el título de ciudad Patrimonio de la Humanidad si no modificaba la construcción de la Torre Pelli. El Comité del Patrimonio de la Humanidad incluye en la lista de Patrimonios en peligro allí donde, por unas u otras circunstancias, pueda cambiar el paisaje o la arquitectura que hicieron al lugar merecedor del título.

El último dramático episodio ocurrido en un escenario que recibió este título fue la atroz voladura del templo de Baal, en la ciudad siria de Palmira, declarada Patrimonio de la Humanidad. Pocas imágenes más ilustrativas de la barbarie contra la civilización que representa este grupo criminal y fanático.

Vía| UNESCO

Más información|Patrimoniosdelahumanidad

Imágenes| Ministerio de Educación, Cultura y DeporteAlhambra.com

En QAH| El arte rupestre español Patrimonio de la Humanidad

 

RELACIONADOS