Economía y Empresa, Panorama Internacional 


Qatar o el arte de la seducción

Cuando un país es pequeño, muy pequeño y también es rico, escandalosamente rico, su principal herramienta para adquirir influencia global no es la fuerza o la coerción, nada de eso. Sus posibilidades geográficas, demográficas y militares son limitadas ¿Entonces, como hacerse dueño de medio mundo? En este caso, la seducción y la persuasión se convierten en vectores privilegiados. Lo principal es el Soft power o poder blando, la capacidad  que tiene un Estado de legitimar su poder sin violencia, de “lograr que los demás deseen lo que desea uno mismo”, de acuerdo con Joseph Nye, el creador de este concepto. El poder blando se sitúa en los bienes intangibles, como la cultura, la ciencia o la mediación. Cuando el país en cuestión es Qatar la suma de diplomacia activa y fortuna parece tener muy buenos resultados. Al menos de puertas para fuera.

Doha

Sorprende tanto protagonismo en la esfera internacional para un país de  tan sólo 11.437  km2, la dimensión de Murcia. Aunque conociendo sus reservas de gas natural, 26 millones de metros cúbicos, (las terceras del mundo) y  sus 15.000 millones de barriles de crudo se disipan las dudas

El país de los rascacielos imposibles tiene una de las rentas per capitas más altas del planeta, 83.000 dolares anuales. Y su emir, quiere diversificar las ganancias de sus recursos energéticos aumentando su presencia en el mundo. Desde Londres, donde el reino de Qatar ha adquirido los almacenes Harrods por 2.200 millones de dólares hasta Cuba donde el país firmó la creación de un resort de cinco estrellas en Cayo Largo. El Emirato ha comprado el  17% del capital del grupo automovilístico alemán Volkswagen y maneja un 7% de la entidad Barclays. Tampoco se le escapan Tiffany & CO, Valentino o Porsche.  Por otro lado mientras Qatar Airways con sede en Doha, no deja de crecer, ofreciendo 130 destinos en 70 países, su fundación Qatar Foundation patrocinador ‘social’ del  FC Barcelona, ha podido incluso con Unicef.

La sombra del Mundial de 2022

El deporte y la cultura son armas muy valiosa para generar una buena reputación internacional; el Mundial de Fútbol, junto con las Olimpiadas, son la gran ocasión de los anfitriones para presentar su cara más amable. Qatar ya tiene motos, tennis y balonmano y hasta fue anfitrión de los juegos Asiáticos. Pero lo bueno está por llegar y en 2022, se convertirá en el  primer país árabe en albergar la Copa Mundial de la FIFA. Los 200.000 millones de dólares están encima de la mesa y su población (el 80% inmigrantes principalmente de Indonesia, Pakistán, Bangladesh o Filipinas) ya está trabajando a destajo para impresionar al mundo. Con todo lo que eso significa. Amnistía Internacional ha denunciado recientemente las constantes violaciones de Derechos Humanos de sus trabajadores. En el país, los extranjeros necesitan vincular su residencia legal a un sponsor o empleador y, por tanto, no pueden cambiar de trabajo ni abandonar el país sin el consentimiento de su superior. Según la Organización las condiciones sobrepasan incluso la explotación, rozando la esclavitud. La FIFA  se ha escandalizado, -¿ no lo sabía?- y exige que se solvente esta situaciónMientras tanto, lo que más les importa es el insoportable calor, 50 grados.Y ahí si hay respuesta, si hace falta se ofrecen nubes artificiales.

¿Oportunista o pacificador?

En el ámbito de las relaciones internacionales Qatar también juega a lo grande. Se ha convertido en un negociador que parece tener voz y voto en todos los conflictos de la región. Al Jazeera tiene mucho que ver en ello. En las revueltas árabes no sólo actúo de mensajero, sino como actor del cambio. Según las voces críticas, mientras en  Túnez, Egipto o Libia la cobertura fue total, en los casos de  los vecinos, Bahrein, Oman o Arabia Saudita las noticias quedaron relegadas a simples colas.

El emir no actúa por convicciones religiosas o ideológicas. Llega al límite del pragmatismo y genera buenas relaciones con fuerzas a menudo contradictorias. Inició las conversaciones de paz con los Talibanes y fue el primer  país árabe en intervenir en la misión de la OTAN contra Gadafi; donó 5000 millones de dólares para sustentar la estabilidad en Egipto tras la caída de Mursi;  suministra armas a los rebeldes, (según Financial Times más de 3000 millones de dolares en lo que va de conflicto) y aboga por una intervención militar de a Liga Árabe  en Siria, a pesar de la estrecha relación que le unía a Assad en los últimos diez años. Por otro lado, apoya abiertamente a Hamás, manteniendo las negociaciones con Israel abiertas y ansia tener buenas relaciones con Irán a la vez que  alberga el centro de mando de los EE.UU que controla las operaciones norteamericanas en Medio Oriente y el Norte de África.

Por paradójico que parezca el país esta considerado un negociador neutral y fiable. Aunque su apoyo ferviente a la Primavera Árabe  (es llamativo siendo una Monarquía Absoluta) desconcierta a sus países vecinos que sólo aspiran a mantener el statu quo. Por ello,  hay voces como la del periodista Thierry Meyssan que  aseguran que la reciente abdicación de su emir podría entrañar un repliegue estratégico del Micro Estado en la esfera internacional, dejando vía libre para suplir el vacío de poder en el Golfo a Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos. ¿Se unirán a la estrategia del poder blando?

Más información| Amnistia Internacional, Qatar Foundation, The Guardian

Imagen| wikipedia.org

En QAH| Arabia Saudí dice no, ¿Quién es quién en el conflicto de Siria? Mercados frontera, los nuevos emergentes

RELACIONADOS