Economía y Empresa, Jurídico 


Sale and lease back

 

Nueva figura que está tomando peso  a nivel  micro. Se trata de una compra con arrendamiento posterior.

¿En qué consiste?– el propietario de un activo o grupo de activos inmobiliarios los transmite, permaneciendo en la posesión de dichos activos como arrendatario en virtud de un contrato de arrendamiento que se firma inmediatamente después de la transmisión entre el comprador-arrendador y el vendedor-arrendatario.

¿Ventajas?– Las ventajas del SLB para ambas partes son claras: el vendedor-arrendatario obtiene una tonificante inyección de liquidez, asegura la continuación de la actividad bajo la protección del nuevo arrendamiento y puede dar de baja en su balance los activos transmitidos. El comprador-arrendador, por su parte, adquiere un activo atractivo, normalmente a un precio inferior al que resultaría en otro momento del mercado y (en la estructura típica de esta figura) pacta que el arrendatario asuma todos los costes de mantenimiento del inmueble, impuestos, primas de seguros y cualesquiera otros gastos derivados de la propiedad y el uso del inmueble, de tal manera que la renta que perciba el arrendador sea totalmente neta.

Uno de los problemas que se ha generado para las pequeñas y medianas empresas de nuestra economía en esta segunda fase de la crisis es la inaccesibilidad al crédito por el blindaje impuesto por la banca. Pues bien, yo en esta figura veo una alternativa seria a este problema. No renuncio a mis activos (sino al título civil que tengo sobre él) y, gracias a ello, recibo flujo entrante para operaciones corrientes que necesitan financiación y que son vitales para la producción del bien o la prestación del servicio de mi empresa. No todo es malo en tiempo de crisis, algunos se estrujan el cerebro.

Vía| Expansión

 

RELACIONADOS