Derecho Mercantil, Jurídico 


El derecho de patente

La patente es un derecho de propiedad industrial

La patente es un derecho de propiedad industrial otorgado por el Estado a un inventor (persona física o jurídica, nacional o extranjera) y que permite a su titular impedir que terceros hagan uso de la tecnología patentada (de ahí que sea un derecho negativo) , por un tiempo limitado que  en España es de  20 años improrrogables desde la fecha de solicitud. Una vez transcurrido el tiempo de duración de la protección, la invención pasará a ser de dominio público y cualquier persona podrá utilizarla libremente.

Los requisitos para obtener una patente son que la invención sea nueva, resulte una actividad inventiva y tenga una aplicación industrial. Algunos ejemplos tanto válidos como no válidos serían: una máquina, un aparato, un producto, un procedimiento o un método de fabricación podrían ser objeto de patente. Sin embargo, no se pueden patentar teorías científicas, métodos económico-comerciales, programas de ordenador o razas de animales o vegetales.

El principio en el cual se basa el sistema de las patentes es que al otorgar monopolio de implementación del invento, el Estado fomenta la invención. Los intereses del inventor están protegidos durante un plazo de tiempo determinado, permitiendo al derechohabiente ser el único que venda o explote el invento. De esta forma, su beneficio es mayor, y rentabiliza los recursos invertidos en la investigación.

El titular de la patente tiene lo que se denomina un derecho negativo sobre la tecnología patentada, lo que le permite impedir que terceros sin su consentimiento:

  • Fabriquen, usen, vendan o importen el producto patentado.
  • Usen el proceso patentado, y usen, vendan o importen el producto obtenido de ese proceso.

El titular puede permitir alguna de las actividades anteriores a determinada persona o empresa, otorgando una licencia y recibiendo un pago que se conoce como regalía. También puede transferir la titularidad de la patente, o ceder su derecho, mediante un pago fijo. Después de esto, el titular original ya nada tiene que ver con la explotación de esa patente.

Como veréis a continuación al leer la noticia, en caso de violación de este derecho por parte de una persona física o jurídica, los órganos judiciales del Estado competente decidirán la sanción a imponer.

La sentencia impone sobre la compañía creada por Bill Gates la mayor multa económica establecida jamás en un caso de violación de patentes, y cierra un largo proceso abierto en 2007 por i4i. Microsoft, respaldada por otros pesos pesados de la informática como Apple y Google, recurrió en el Supremo los veredictos dictados en su contra en varios tribunales, con el argumento de que la patente era suya y de que, en cualquier caso, ha eliminado la herramienta que la contiene en las últimas versiones de Word.

Vía| El País

Más información| Noticias Jurídicas

RELACIONADOS