Blog 


QAH asiste a una conferencia de Attac.Uc3m sobre los jóvenes y el empleo con Iñaki Gabilondo e Ignacio Escolar

El pasado miércoles 15 de febrero QAH acudió al Aula Magna del campus de Getafe de la Universidad Carlos III de Madrid donde se celebró una conferencia organizada por la asociación estudiantil Attac.uc3m sobre la generación de jóvenes, la que dicen es la más preparada de la historia de España, y su actual situación. Los ponentes fueron los periodistas Iñaki Gabilondo e Ignacio Escolar. Una sala abarrotada de estudiantes y profesores de la universidad escucharon sus intervenciones sobre si la generación de jóvenes ha sido estafada.

El veterano periodista Iñaki Gabilondo aseguró que está fuera de toda duda que los jóvenes han sido engañados, pero dijo que sólo quedan dos opciones: o lamentarse o cambiar la realidad y luchar. El tono de la conferencia fue de optimismo a pesar de las dificultades económicas y laborales porque, tal y como afirmó Gabilondo, “los pesimistas también se equivocan aunque tengan un gran prestigio”. El periodista considera que la política está subordinada a los mercados y que eso quedo patente de forma nítida con la quiebra de Lehman Brothers el 15 de septiembre de 2008. Según él lo que ocurrió entonces fue como si el Papa de Roma hubiera salido al balcón de la basílica de San Pedro a negar la existencia de Dios y todo siguiera igual como si nada hubiera cambiado.

Gabilondo aseguró que son necesarios cambios y que la democracia está muy debilitada. Llamó a los jóvenes a valorar lo que significa vivir en este sistema político que es, según afirmó, más complejo que otros (“un lío”), pero que supone un salto de dignidad para los ciudadanos. El periodista dijo que el mundo cambia mucho y a pasos agigantados y recordó que es imposible ver la actualidad con perspectiva, por lo que recomendó hacerlo con la mente abierta. Acabó su intervención asegurando que el escepticismo o el desánimo están justificados, pero no rendirse. “¿Generación perdida? por encima de vuestro cadáver”, concluyó.

Por su parte, Ignacio Escolar, a quien Gabilondo calificó como el mejor periodista de su generación, continuó la misma línea en su intervención. Citó una expresión de la película Sospechosos habituales, “la mejor jugada del diablo fue convencer al mundo de que no existía”, para afirmar que la ideología liberal se ha disfrazado del único sistema económico válido. “Íbamos a reformar el capitalismo y al final el capitalismo nos ha reformado a nosotros”, dijo Escolar. El sistema económico que había estallado logró imponer nuevas condiciones para que nada cambiara y ha puesto incluso en cuestión a la propia democracia, como se ha puesto de manifiesto con los gobiernos técnicos en Grecia e Italia. Cree que por primera vez desde la Guerra Civil en España los jóvenes vivirán peor que sus padres, pero aún así se declara optimista.

Rebatió los “argumentos tramposos” que aseguran que el Estado de bienestar es insostenible. En España, afirmó, el gasto en pensiones es del 8,9% del PIB (mientras que en Francia es del 13%), y el gasto en sanidad sólo se lleva el 9% del PIB sumando pública y privada, cuando en Estados Unidos se gasta, aseguró, un 17% y allí una persona con pocos recursos se puede morir en su casa si no cuenta con un buen seguro médico y padece una grave enfermedad. El periodista reivindicó los movimientos de protesta de los jóvenes de todo el mundo y dijo que las redes sociales son unas grandes aliadas para dar una respuesta global a este problema global de la crisis económica. Dijo que si no se acaba con los paraísos fiscales es porque no se quiere y destacó lo injusto que resulta que los ricos paguen muy pocos impuestos. “No hay que rendirse”, terminó afirmando.

Según aseguró una profesora de la propia Universidad Carlos III de Madrid en la última intervención del turno de preguntas, ayer se escucharon por boca de Iñaki Gabilondo e Ignacio Escolar “discursos inteligentes que, aunque estando en esta casa, pocas veces se escuchan”. Fue una conferencia de gran interés en la que se constató la compleja situación actual, pero en la que se llamó a combatirla y no apreciarla como algo inexorable. Como aseguró Gabilondo, “el futuro no está escrito por nadie” y será lo que esta juventud preparada quiera que sea.


Por Alberto Roa.
RELACIONADOS