Blog 


QAH 2012: Por un año lleno de ilusión

[email protected] [email protected],


Hace ya unos 9 meses que nació QAH y toca mirar atrás y reflexionar ya que a veces olvidamos de dónde venimos. Hemos pasado de ser un grupo de amigos que se contaba con los dedos de una mano a superar los 1000 usuarios único diarios; de subir 1 artículo a la semana a subir 20; de tener un puñado de seguidores en twitter a superar los 1000… Y lo mejor es que el futuro depende de nosotros.


Como todos sabéis, la coyuntura económico-social del país es desoladora y nosotros los jóvenes, el futuro del país, nos encontramos en una situación especialmente delicada. Es por ello que creo que todos os debéis de sentir orgullosos, porque gracias a vosotros una idea cuyo principal objetivo es formar, es generar unos conocimientos que permitan realizar crítica constructiva, que permitan comprender que está pasando en este mundo cada día más dinámico y un largo etéctera que ya concéis…, están llegando a miles de personas. ¿Miles? Sí, como sabéis QAH recibe ya más de 2000 visitas al día. 2000 personas que se acuestan sabiendo algo nuevo. “Disfrutamos aprendiendo, crecemos compartiendo”. Creo que nuestro lema resume lo que somos y por qué hemos llegado hasta aquí.

Pero lo mejor de todo es que como jóvenes inquietos que somos no pensamos quedarnos aquí. 2012 será para QAH un año lleno de mejoras y nuevos proyectos. Estamos trabajando a diario en QAH vídeos, QAH procesos de selección y QAH cómo hablar en público para ofrecéroslo muy pronto. Todos con la intención de que cada día sigamos aprendiendo.

Como regalo de fin de año y como augurio del que empieza, os adelantamos una gran noticia para QAH y que en breve os contaremos con todo detalle. Hemos sido seleccionados para el programa Yuzz de la fundación Banesto por lo que a partir de ahora tendremos oficinas dónde trabajar y un equipo de profesionales apoyando el proyecto para mejorar cada día.


Feliz año y muchas gracias a todos y cada uno, porque sin vosotros, nada de esto hubiera sido posible.


Por José María González- Garilleti
RELACIONADOS