Especial II Guerra Mundial, Historia 


Punto y final. El bombardeo atómico de Japón

Enola Gay on display at the U.S Air and Space Museum, Steven F. Udvar-Hazy Center.

El 6 de Agosto de 1945 a las 8:15 horas, el bombardero Boeing B-29 Superfortress bautizado como “Enola Gay” dejaba caer una bomba atómica de 10.000 libras de peso (denominada “Little Boy”) estallando aproximadamente un minuto después a 250 metros de altura sobre la apacible localidad de Hiroshima.

A las 11:02 de la mañaba del 9 de Agosto de 1945, la bomba atómica “Fat Man” estalló a 560 metros sobre la localidad de Nagasaki.

¿Que es lo que empujó a Estados Unidos a equipararse de manera reiterada a sus enemigos desatando el infierno sobre Japón?

Los norteamericanos habían empezado sus investigaciones sobre armas nucleares mucho antes de entrar en la guerra, en 1939, alertados por los grandes avances de los alemanes en este ámbito, pero fue en 1941, tras el ataque japones a Pearl Harbour, cuando Roosvelet dio orden de que esta opción se investigase como un proyecto militar más. Había nacido el “Proyecto Manhatan”.

En 1944 las investigaciones estaban muy avanzadas, y tras el semiabandono alemán de su programa atómico (Proyecto Uranio), y pese a la existencia de otros programas, entre otros el Proyecto Borodino soviético, Estados Unidos se encontraba con una gran ventaja y probablemente era la única potencia con capacidad de construir un ingenio nuclear, así que a finales de 1944 se empezó a diseñar el operativo para el posible lanzamiento de bombas nucleares sobre objetivos alemanes.

Alemania se rindió el 8 de Mayo de 1945, pero ni mucho menos para Estados Unidos supuso el final de una penosa y agotadora guerra que se libraba contra Japón en el Pacífico.

General Douglas MacArthur (izquierda) y el Almirante Chester W. Nimitz

No obstante, a esas alturas, y a pesar de la prioridad que le fue otorgada al frente europeo, las fuerzas combinadas estadounidenses y australianas al mando de McArthur y Nimitz claramente llevaban la iniciativa de la guerra en el Pacífico gracias al plan “Salto de Rana (Leapfrog)” ,diseñado por el primero. Este plan, una inteligente utilización de los recursos disponibles, y porqué no decirlo, algunos golpes de suerte, condujeron al hecho de que, tras la conquista de Filipinas, el avance norteamericano fuese imparable hacia Japón, que en agosto claramente había perdido la guerra, siendo la invasión cuestión de tiempo.

Los norteamericanos, por tanto, comenzaron a preparar la conquista del archipiélago.

El plan estadounidense constaba de dos fases:

Operación Olympic, que comenzaría el 1 de noviembre de 1945, y tendría como objetivo la invasión del sur de Kyushu, la más meridional de las islas mayores del archipiélago japonés.

Operación Coronet, prevista para el 1 de marzo de 1946, constaría de una serie de desembarcos en Honshu, la isla principal, y la conquista de Tokio.

El conjunto de ambas operaciones recibió el nombre de operación Downfall (Caída). El objetivo era completarla en el plazo de un año, contando a partir del final de la guerra en Europa, y no se tenía en consideración el uso de armas nucleares.

Okinawa, desembarco estadounidense 13 de abril de 1945.

El Presidente Truman no era muy partidario de la utilización de la bomba atómica a pesar del enorme esfuerzo en vidas y material que le estaba costando a Estados Unidos cada porción de tierra arrebatada a los japoneses, con batallas tan costosas como Guadalcanal (1942), Tarawa (1943), las Islas Marshall (1944), Islas Marianas (1944), Peleliu (1944) Iwo Jima (1945) y Okinawa (Mayo-Julio de 1945) . Sólo en esta última se perdieron 12513 efectivos, además de ingentes perdidas materiales. En total 100000 estadounidenses se habían dejado la vida a lo largo del Pacífico. Y las estimaciones de la Operación Downfall rondaban el millón de bajas…

Pero, desde mi punto de vista, la verdadera razón que inclinó la balanza por acabar con la guerra recurriendo a las armas atómicas hay que buscarla en la actitud soviética tras la finalización de la guerra en el frente europeo. A pesar de las advertencias de Churchill, un Roosvelet al final de sus días no hizo caso del peligro que podría suponer Stalin y la URSS, concediendo importantes concesiones en la Conferencia de Yalta. Además los soviéticos en su avance habían ocupado países como Polonia, Checoslovaquia o Yugoslavia, además de Hungría. Cuando se acabaron las hostilidades en Europa, Truman fue consciente del gran error de su antecesor: A pesar de las concesiones y los acuerdos alcanzados, los soviéticos nunca se iban a ir de sus zonas de ocupación, incluída Alemania y Berlín. Era una anexión “de facto”.

Los americanos entonces comprendieron que Stalin repetiría la jugada en Asia. Tranquilamente esperaría a que las fuerzas estadounidenses, inglesas y australianas se desangraran intentando ocupar un orgulloso Japón para actuar militarmente cuando le interesase y tomar el control de una parte importante del sudeste asiático. La concentración de tropas soviéticas en Manchuria no dejaba lugar a dudas, y el tiempo jugaba a favor de Stalin.

Había que terminar la guerra cuanto antes, y la opción era el arma nuclear.

Además se evitaba la muerte de cientos de miles de soldados, y el temido alargamiento de la guerra, que probablemente una agotada opinión pública norteamericana no iba a tolerar de buen grado. Demasiadas ventajas a un lado de la balanza. Por tanto, parece que no había otra opción para un vacilante Truman que dio luz verde al plan.

Winston Churchill, Harry S. Truman y Iósif Stalin, líderes de los países vencedores presentes en la Conferencia de Potsdam.

Así las cosas, poco antes de la Conferencia de Postdam, a las 5:00 de la mañana del domingo 16 de Julio de 1945, la primera bomba atómica de la Historia hizo explosión en Alamogordo, Nuevo México. La prueba fue un éxito.

el 26 de Julio de 1945, en el marco de la conferencia de Postdam, los Aliados enviaron un ultimátum a Japón exigiendo la rendición incondicional o bien la destrucción de todo su territorio metropolitano. Ese mismo día desembarcó en Tinian la bomba atómica de uranio “Little Boy”, transportada a bordo del crucero pesado USS Indianapolis. Como anécdota, este crucero fue hundido por un submarino nipón en su viaje de vuelta, lo cual aceleró los planes americanos ante la sospecha (infundada) de que el hundimiento no hubiese sido “casual”

Kantaro Suzuki, Primer Ministro de Japón, rechazó el ultimátum el 28 de Julio. No obstante, el Ministro de Asuntos Exteriores, Shinegori Togo, intentó que el Gabinete solicitara la paz cuanto antes y buscara una solución negociada que pudiera resultar aceptable, quizás intuyendo la urgencia de Estados Unidos por terminar la guerra. Sin embargo el sector más militarmente radical, en manos de quien realmente estaba el gabinete, se negó.

El 6 de Agosto de 1945, cae la primera bomba sobre Hiroshima, que es prácticamente desintegrada.

Ante la perplejidad de los americanos, Japón no da señales evidentes de rendición, y el 8 de agosto se hacen realidad los temores de Truman: la Unión Soviética declara la guerra a Japón y el Ejército Rojo, en una ofensiva denominada “Operación Tormenta de Agosto”, aplasta a las tropas niponas en Manchukuo. El objetivo es hacerse además con Mongolia Interior, Sajalín Meridional y las Islas Kuriles. Los japoneses sufren unas 90000 bajas.

Los representantes japoneses a bordo del USS Missouri durante la ceremonia de rendición el 2 de septiembre de 1945.

Casi podría decirse que le están haciendo parte del trabajo a Stalin, y en la Casa Blanca cunde el pánico ante la posibilidad de que los soviéticos invadan todo el sudeste asiático, por lo que Truman autoriza una segunda bomba contra la ciudad de Kokura, que finalmente, debido a las condiciones meteorológicas reinantes, es lanzada in extremis sobre Nagasaki.

El 15 de agosto de 1945, Japón se rindió a los Aliados. El 2 de septiembre se firmó la paz en la Bahía de Tokyo a bordo del USS Missouri, y terminó oficialmente la Segunda Guerra Mundial.

El mundo entraba en una nueva era de la mano de un Harry S. Truman a merced de las circunstancias…

En colaboración con QAH| Rumbo a la Historia

Vía| Eurasia 1945

Imágenes| Wikimedia, Wikimedia, Wikimedia, Wikimedia, Wikimedia

En QAH| Especial 70 aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial Proyecto Manhattan: El inicio de la bomba atómicaOperación Tormenta de Agosto; La Conferencia de Yalta: El reparto del mundo sobre la mesa; El Reino de Hungría

RELACIONADOS