Derecho del Trabajo, Jurídico 


¿Puedo grabar una conversación con mi jefe? ¿Y con mis empleados?

Dropbvox

Las grabaciones de una conversación pueden ser muy útiles para probar hechos en un juicio

Pongamos que usted es un empleado que se imagina que lo van a despedir. El día que le llaman de RRHH activa la aplicación de grabación de voz de su teléfono  e introduce el móvil en el bolsillo interior de su chaqueta.

El TC ha precisado que atenta contra el derecho al secreto de las comunicaciones la grabación de conversaciones ajenas, pues desde la constitución se garantiza la impenetrabilidad por terceros ajenos a la comunicación (art. 18.3 C.E. interpretado por STC 114/1984). Sin embargo, no atenta contra este derecho fundamental la grabación de conversaciones en las que una de las dos parte participe.

En aplicación de esta doctrina, los Tribunales han admitido este tipo de pruebas magnetofónicas, siempre que su contenido no verse sobre la vida íntima de la persona grabada sino que se refiera a un tema laboral, que no suponga vulneración del derecho a la intimidad (art. 18.1 C.E.). En este sentido no se considera una intromisión ilegítima en el derecho a la intimidad del técnico de recursos humanos la grabación por parte de una trabajadora de la entrega de la carta de despido en la que se le solicitaba que se fuera voluntariamente de la empresa (STC 170/2013)

En resumen, quien graba una conversación de otros puede atenta, en principio, contra el secreto de las comunicaciones pero quien graba una conversación que mantiene con otro no vulnera el derecho anterior pero sí puede atentar contra el derecho a la intimidad si el contenido se refiere a un ámbito propio reservado de la vida íntima del grabado, también en el marco de la relación laboral.

Ahora pongamos que usted es un empresario que tiene un casino y quiere controlar que sus trabajadores desempeñen su labor correctamente. Imagine que instala, para ello, un circuito de micrófonos que graba las conversaciones de estos mientras están trabajando. Este circuito no está oculto, sino que los micrófonos se sitúan junto a unas cámaras de video.

¿Atenta la instalación de este circuito contra el derecho de intimidad de los trabajadores?

En palabras del TC: “el uso de un sistema que permite la audición continuada e indiscriminada de todo tipo de conversaciones, tanto de los propios trabajadores, como de los clientes del casino constituye una actuación que rebasa ampliamente las facultades que al empresario otorga el art. 20. 3 LET y supone, en definitiva, una intromisión ilegítima en el derecho a la intimidad consagrado en el art. 18.1 CE” (STC 98/2000)

En conclusión: si quiere grabar una conversación que le sirva como prueba, preocúpese de participar en ella y de que no aborde ni pueda abordar temas íntimos o personales.

 

Más información| el derecho

Imagen| Clases de periodismo

RELACIONADOS