Jurídico 


¿Puedo alquilar mi casa durante las vacaciones?

El alquiler de apartamentos por días o semanas (conocido como de “pisos turísticos”) es una actividad muy arraigada en los principales destinos turísticos de cualquier parte del mundo. La oferta se ha incrementado significativamente los últimos años, llegando a existir páginas web especializadas en poner en contacto a los potenciales clientes y a los arrendatarios temporales.

El Pleno de la Sala Civil y Penal del TSJ de Cataluña ha dictado una sentencia de fecha 19 de mayo de 2016 (Sentencia número 37/2016, ponente señor Abril Campoy), por la que establece que no puede concluirse, en abstracto, que esta actividad suponga una actividad contraria a la convivencia normal en una comunidad de propietarios, y que para que su uso pueda tildarse de anómalo o antisocial debe apreciarse la concurrencia de una serie de conductas o actuaciones que merezcan la consideración de incívicas, análisis que deberá realilzarse caso por caso.

#ActualidadQAH

#actualidadQAH

La Sala desestima así la demanda de unos vecinos de una comunidad de propietarios de un edificio donde había un piso de uso turístico contra los propietarios de la vivienda; su decisión revoca la sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona que había considerado que la actividad desarrollada por los dueños de estos apartamentos turísticos era molesta para los vecinos y que “era contraria a la convivencia normal”.

La clave de la sentencia radica en que el TSJ de Cataluña considera que “el uso de la vivienda que nos ocupa en este recurso de casación con fines turísticos, no consta que estuviera prohibido en los estatutos comunitarios cuando se inició la actividad“. La Sala indica que no podrán ejercer esta actividad si se encuentra limitada por los Estatutos de la comunidad debidamente inscritos (art.68.6).Así pues, la comunidad de propietarios está legitimada para hacer cesar las actividades no permitidas, conforme al principio de que el propio derecho no tiene que traducirse en perjuicio del derecho ajeno, que serán:

  1. Las excluidas o prohibidas de manera expresa por los estatutos, es decir, que provengan de la libre voluntad de los copropietarios;
  2. Las excluidas de manera expresa por la normativa urbanística y de usos del sector (lo cual obligará a examinar esta normativa)
  3. Las que vayan contra las disposiciones generales sobre actividades que molestan, insalubrees, nocivas o peligrosas, en el caso de Cataluña reguladas en la Ley 20/2009, de 4 de diciembre;
  4. Otras de ilícitas (sin especificar);
  5. Finalmente, como cláusula general, las actividades o conductas que sin estar comprendidas en las anteriores, sean contrarias a la convivencia normal en la comunidad o que dañen o hagan peligrar el edificio.

Considera el tribunal que la actividad no se encuentra prohibida por las normas estatutarias ni por las normas urbanísticas del sector, a la vez que tampoco va en contra de las disposiciones generales sobre actividades molestas, insalubres, nocivas y peligrosas, puesto que no está establecida en ninguno de los anexos de la ley catalana 20/2009 de 4 de diciembre.

Además, el pleno de la sala de lo civil y penal recuerda que Cataluña legisló la actividad de los pisos turísticos y afirma que “hasta que la delimitación entre los apartamentos turísticos y las viviendas de uso turístico se volvió a producir, las viviendas de uso turístico tuvieron que solicitar licencia administrativa como apartamento turístico, como en este caso”.

Vía| Cendoj
Imagen| Emancipat

RELACIONADOS