Trending 


¿Pueden ser los “puentes” una amenaza para nuestra productividad?

Podríamos definir un “puente” como la posibilidad que tenemos la mayoría de los trabajadores asalariados de este país de entrelazar días festivos con jornadas laborales para obtener un periodo de varios días seguidos de vacaciones además de los periodos estivales “oficiales” (navidad, semana santa y verano).

El “puente” es una costumbre arraigada en la cultura española.  Todos no hemos ido de “puente” alguna vez y quién no conoce a algún “experto” en combinaciones de calendarios laborales capaz de exprimirlo al máximo.

Desde qué ya hace años se instaló la crisis económica entre nosotros, se ha empezado a debatir si conviene “recortar” o no la figura del “puente” y ciertas voces, sobretodo, desde el colectivo empresarial, se muestran partidarias de revisar el calendario laboral y racionalizarlo en aras a una mayor productividad.  En pocas palabras, proponen mover de día ciertos festivos para hacerlos coincidir con el principio o final de la semana laboral, eliminando así la práctica totalidad de estas “mini vacaciones” tan deseadas como necesarias.

gear-67136_640Y la cuestión gira en torno a la productividad.  Y, además, también depende del sector del que hablemos.  El turismo, motor de nuestra economía, categoriza los “puentes” dentro de las  “escapadas cortas”, concepto que representa un 30% de su facturación y avisa de qué, desde el inicio de la crisis económica, es el apartado que más se ha resentido.  Si a esto le añadiésemos una disminución de “puentes” sus consecuencias podrían ser nefastas para uno de los pilares de nuestra economía.

 

Sin embargo, para la mayoría del resto de sectores, sobre todo para el de la producción industrial, los puentes se deben “recortar” en la medida de lo posible. El parón que suponen y  los costes de “reinicio” de producción que conllevan son incluso superiores a los de una “huelga general”.  Además, provocan problemas organizativos cuando los festivos no coinciden con los de sus clientes o viceversa y rompen la unidad de mercado.  Desde el punto de vista de la psicología laboral, estos cortos pero repetidos periodos de vacacionales restan concentración y atención al trabajador, afectando a su productividad.

Por otra parte, y sin perder de vista la atención que merece la postura ya expuesta del sector del turismo en este asunto, son numerosos los expertos qué resaltan las virtudes de esos “periodos de desconexión temporal”de tres o cuatro días que nos permiten no solo descansar, sino que ayudan a mejorar la conciliación familiar y nos procuran más tiempo para nosotros mismos, refrescando nuestra “rutina” y depurando nuestras ansiedades.

Es cierto que la actual situación económica no nos permite perder un centímetro de nuestra competitividad y que para ello es necesario aumentar los índices de productividad y eficiencia de nuestro sistema, pero ¿a qué precio?

Y tú, ¿qué opinas?

Por Juan Canut

 

[iframe id="frame-dontknow" frameborder="0" scrolling="no" width="300" height="350" src="http://www.dontknow.net/widget/98306/reducir-puentes-hacer-mas-eficaz-calendario-laboral"]

 

RELACIONADOS