Jurídico 


¿Puede la SGAE reclamar por obras interpretadas por el propio compositor?

Planteamos el supuesto en el que el compositor de una obra es quien la interpreta en un acto de comunicación pública, ¿podría la SGAE reclamar una indemnización por vulneración de derechos de autor? Pues bien, esto es lo que pretendió la SGAE y fue objeto de resolución judicial en Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid de 14 de marzo del 2014.

Tres grupos musicales interpretaron temas de propia creación durante las fiestas patronales de un municipio durante los años 2004 a 2008, y la SGAE decidió demandar al Consistorio municipal por la no satisfacción de las tarifas correspondientes a derechos de autor en favor de la entidad de gestión encargada de la defensa de estos derechos (SGAE).

Grupo de música
¿Puede la SGAE reclamar por obras interpretadas por el propio compositor?

La propia Sociedad General de Autores Españoles funda su pretensión en la legitimación general que posee para la defensa de los derechos confiados a su gestión y que presenta cobijo en el art. 150 de la Ley de Propiedad Intelectual. Además, defiende la existencia de un contrato de cesión en exclusiva de los derechos de autor de los tres grupos que interpretaron las piezas musicales. Sin embargo, no presentaron ningún contrato de cesión en exclusiva, cuestión fundamental, pues el consentimiento en esta modalidad contractual ha de ser expreso conforme al art. 48 LPI. Además, esta cuestión fue zanjada de inmediato por el tribunal, en tanto que de existir contrato de gestión en exclusiva con la SGAE, el consentimiento a la comunicación pública de los temas que prestaron los artistas en el momento de interpretarlos sería un consentimiento irrelevante e incapaz de enervar el derecho de explotación (que incluye el ius prohibendi ) que ostentaría S.G.A.E. en calidad de cesionaria.

El tribunal, al no poder corroborar la existencia de dicho contrato de gestión en exclusiva, hace además un razonamiento lógico sobre el consentimiento de los artistas en la interpretación de sus propios temas: “en aquellos casos en los que el intérprete de una obra musical es a la vez titular de los derechos de autor sobre esa obra, no cabe la menor duda que, al ejecutarla voluntariamente ante una pluralidad de personas que acceden a ella de manera instantánea, está prestando su consentimiento a que la obra de su titularidad sea objeto del acto de comunicación pública que él mismo está protagonizando. Y hemos de tener en cuenta que “la autorización del titular del derecho exclusivo” constituye, precisamente, uno de los supuestos  en los que, a tenor del Art. 150 de la  Ley de Propiedad Intelectual, goza per se de fundamento la oposición frente a la reclamación de una entidad de gestión de esta clase de derechos.”

Esta circunstancia supone una restricción a la legitimación de la SGAE a la hora de inmiscuirse en cuantiosos procedimientos y pretender obtener partido de todas aquellas cuestiones en las que a priori está legitimada, aunque de una forma muy genérica.

Sin embargo, hemos de advertir que, a pesar del razonamiento de los magistrados, el recurso fue parcialmente estimado y el Ayuntamiento tuvo que indemnizar en concepto de gastos a la SGAE –aunque no en concepto de derechos de autor -.

Vía| LegalToday

Más información| Ley de Propiedad Intelectual

Imagen| Grupo de música

RELACIONADOS