Salud y Deporte 


¿Puede el ejercicio regular reducir el riesgo de cataratas?

catarata

Diferencia entre un ojo en condiciones normales y un ojo con catarata.

La catarata se define como la opacidad o pérdida de transparencia del cristalino, lente ocular que sirve para enfocar correctamente las imágenes y, normalmente, es clara y transparente. Es la primera causa de ceguera reversible en el mundo. Alrededor de un 60% de las personas mayores de 65 años tiene algún grado de catarata.

Las diferentes manifestaciones de esta patología pueden clasificarse atendiendo a sus diversas etiologías en: seniles, como parte del envejecimiento; secundarias a la administración de fármacos, como corticoides; traumáticas, tras una lesión ocular anterior; metabólicas, como puede ser la diabetes mellitus; secundarias a enfermedades oculares; secundarias a síndromes y enfermedades generales; y, congénitas, presentes en el nacimiento.

Afectan a varios aspectos de la función visual como la sensibilidad al contraste, el deslumbramiento y otros, además de a la agudeza visual.

Tras un largo estudio que ha durado 12 años y realizado por investigadores de Karolinska Institutet de Estocolmo en el que se buscaba si una actividad física regular podía variar el riesgo de sufrir cataratas, se ha demostrado que puede llegar a haber una reducción de alrededor del 13% en este riesgo en las personas que tienen una actividad física regular.

En el estudio participaron 5260 personas de edades variadas de entre 45 y 83 años. Además, cada participante cumplió con su actividad deportiva que usualmente realizaba como caminar, running, ciclismo, etc. hasta actividades posibles de realizar desde casa. También hubo participantes que no realizaron ningún tipo de ejercicio.

En relación con estos últimos participantes sedentarios, se pudo destacar que la inactividad, que también incluye los largos periodos que permanecemos sentados durante nuestras jornadas laborales, también influye en el riesgo de sufrir o no ciertas patologías oculares que se relacionan con el envejecimiento.

Por ello y por los participantes que sí realizaron ejercicio físico regular, finalmente el estudio nos viene a señalar que tras un largo periodo de actividad deportiva regular reduce el riesgo de sufrir catarata e, incluso, otras posibles patologías oculares, además de los múltiples beneficios sobre el cuerpo humano aparte de la visión.

¡Así que ya no hay más excusas posibles para no hacer deporte! Debemos mantener nuestro sentido más preciado en forma para poder seguir disfrutando de nuestra vida, ¡¡y qué mejor manera que haciendo ejercicio!!

ejercicioregular

¡Es hora de mantener en forma también a nuestros sentidos!

Vía | Ophtalmology

Imágenes | Ejercicio físico, Catarata

Más información | Longitud de onda

RELACIONADOS