Historia 


¿Pudieron conocerse Cervantes y Shakespeare en persona?

 

Shaskespeare y Cervantes, genios de la literatura universal

Shaskespeare y Cervantes, genios de la literatura universal

Aprovechando que en estos días estamos celebrando los 400 años de la muerte del  famoso “Manco de Lepanto”  no he querido perder la oportunidad de dedicar unas líneas al insigne genio de Alcalá de Henares, centrándome en uno de los aspectos más oscuros y fantásticos de su  vida, la posibilidad de que “el Bardo de Avon” y Cervantes se conocieran en persona.

Para muchos investigadores que han dedicado sus vidas al estudio de estos insignes personajes históricos, la remota posibilidad de que ambos se conocieran personalmente es una idea más que atrayente e incluso fantástica. Pero en cierto modo, la Historia no lo demuestra ni lo desmiente, pudiendo cada uno desatar la imaginación ante tan seductora idea. Ineludiblemente, tanto Shakespeare como Cervantes son dos iconos para la literatura occidental, que además coincidieron en el tiempo, llegando a fallecer en la misma fecha, aunque este último apunte no es cierto del todo, porque España se regía por el calendario gregoriano (vigente en la actualidad) e Inglaterra por el juliano (no adoptaría el gregoriano hasta 1752) por lo que Shakespeare realmente murió varios días más tarde.

Casa de Cervantes en Valladolid

Casa de Cervantes en Valladolid

Regresando al tema principal, Shakespeare y Cervantes se pudieron conocer en España en 1605, ya que el creador de Hamlet y Otelo pudo formar parte de la comitiva inglesa que se dirigió a la capital del reino, por aquellos años, Valladolid, para ratificar el Tratado de Londres, que ponía fin a más de veinte años de hostilidades entre España e Inglaterra. Por otro lado,  está documentada la presencia de Cervantes, ya que seguía a la Corte para lograr alguna merced por sus servicios prestados como soldado en Lepanto e Italia y como recaudador de impuestos y suministros para la Gran Armada de 1588. Además sabemos que Cervantes recibió el encargo por parte de la Corte de Felipe III de redactar una crónica oficial de los festejos que se organizaron para agasajar a los enviados de la Pérfida Albión.

Siendo realistas, es muy improbable que un encuentro entre ambos iconos literarios se produjera, ya que no hay una constancia suficientemente sólida para decir que “el Bardo de Avon” estuviera presente en la delegación inglesa. Para poder “rastrear” la posible presencia de Shakespeare en España, hay que analizar la embajada española que fue a Inglaterra a firmar el Tratado de Londres en 1604. Tras la muerte de la reina Isabel I, llega al trono inglés Jacobo I, que estaba interesado en firmar la paz con los españoles por la situación de ruina económica que atravesaba su reino. Para congraciarse con los españoles, estos recibieron un trato magnifico por parte de la Corte jacobina. Entre las muchas atenciones que recibieron los diplomáticos, destaca la orden del Rey para que los principales actores a su servicio fueran los ayuda de cámara de los españoles, en este grupo muy posiblemente se encontraría Shakespeare. Por tanto hay posibilidades de que parte de estos actores fueran en la comitiva que se dirigió a España al año siguiente. No hay apoyo documental para esta idea, pero tiene cierta lógica.

Por otro lado, como se ha mencionado más arriba, sabemos que Cervantes trabajaba para la Corte en estos días, ya que redactó la “Relación de lo sucedido en la ciudad de Valladolid desde el punto del felicísimo nacimiento del príncipe don Felipe Dominico Víctor, nuestro señor”. El nacimiento que se refiere Cervantes es el del futuro Felipe IV. Esta obra se publicó en Valladolid a finales de 1605.

Edición en inglés del Quijote

Edición en inglés del Quijote

Aunque las posibilidades de un encuentro físico no son muy altas, lo que sí parece más probable es que Shakespeare tuviera noticias del Quijote poco después de su publicación, ya que se conoce que los delegados ingleses fueron entretenidos con una parodia de las andanzas del ingenioso caballero, y eso que el Quijote se había publicado pocos meses antes, lo que nos sirve de muestra para ver el impacto que tuvo esta obra al poco de imprimirse. Posiblemente los primeros ejemplares del Quijote que llegaron a Inglaterra lo hicieran a través de estos diplomáticos, porque muy poco después se notan referencias a temas propios de la novela cervantina.

No hay que olvidar que la cultura española en aquella época era admirada en todo mundo, ya que el Siglo de Oro de las letras hispanas estaba en pleno auge, con literatos consolidados como Góngora, Quevedo, Lope de Vega o el propio Cervantes. Es lógico pensar que esta influencia cultural llegaría a las Islas Británicas, que tenían un nivel cultural un paso por detrás en estos años.

El Quijote llegó oficialmente a Inglaterra en 1612 de la mano del traductor Thomas Shelton, con una edición impresa en Londres. Probablemente Shakespeare pudiera leer esta edición, ya que no morirá hasta cuatros años después. Por otro lado, Shakespeare no influyó de ninguna manera en Cervantes, porque sus obras no fueron publicadas en España hasta el siglo XVIII.

La atracción que provoca entre los académicos que ambos genios se pudieran conocer es una posibilidad demasiado jugosa para no tenerla en cuenta, aunque la Historia no nos permite soñar demasiado, siempre podremos imaginar un apretón de manos entre estos talentos de las letras universales.

 

Vía| José Ángel Martos, ¿Vidas Paralelas?: Cuando Shakespeare se encontró con Cervantes, Muy Historia, Nº 74, pp. 12-17

Imágenes| Cervantes y Shakespeare; Casa Cervantes Valladolid, Edición inglesa de El Quijote

En QAH| Especial Cervantes; Las relaciones diplomáticas entre la Monarquía Católica e Inglaterra en la época de Felipe II; ¿Qué relación tienen la batalla de Lepanto y el origen del rezo de rosario?Se cumplen 400 años de la publicación del “Quijote de Avellaneda”

 

RELACIONADOS