Política 


PSOE: ¿Fractura o camino de rosas?

Una vez se han calmado las aguas en el PSOE con la victoria de Pedro Sánchez en las primarias surgen varias incógnitas que solo el paso el tiempo irán desvelando. Si bien muchos apuntan a una fractura y desaparición del partido tal y como lo conocemos hoy, el último estudio de Metroscopia apunta a una subida en los sondeos.

La figura de Pedro, vista como un perfil más de izquierda que el de Susana y el de Patxi, se vende como un freno para Podemos que sigue retrasando el tan esperado «sorpasso» por los seguidores de la formación morada. Esto supone la recuperación de la ilusión de la militancia socialista, muy desgastada tras lo ocurrido en los últimos meses, y también, un impulso al indeciso de izquierdas que está desencantado con el partido de Pablo Iglesias y que ve en Sánchez un modelo de izquierda menos radical.

¿Y qué lección deja el paso por las primarias para la ejecutiva del PSOE? La más evidente es la siguiente: Los votos que ha perdido el PSOE desde el 2008 no son una derrota de Pedro Sánchez, sino la gestión de Zapatero, el papel de Rubalcaba, la reforma laboral, el artículo 135 y otras estrategias políticas que han restado credibilidad a un partido que presume ser de izquierdas. Sin embargo, también quedan preguntas sin contestar, y que como comentábamos al principio, solo el tiempo irá respondiendo.

¿Seguirá habiendo fractura en el partido? Para Jesús Maraña, seguirá ahí y dependerá de los principales actores de la cúpula del partido que estas diferencias se queden atrás con tiempo, generosidad y mucha humildad (EFE, 2017). Sin embargo, será la supervivencia política la que dicte las normas de comienzo para esta transición al pacifismo en el partido. Viendo como con el paso de los días los barones han ablandado las posturas y se han rendido antes Sánchez, no pasará mucho tiempo hasta que la ejecutiva lo reconozca con la posición que merece. Ante esto, Susana Díaz tiene dos vías: confronta a Sánchez y juega sus cartas para intentar otro salto a la calle Ferraz, o bien, se alinea con el resto del partido y juega un papel importante en la organización jugando con el peso del PSOE en Andalucía.

La paz, por tanto, se ha articulado en el partido desde el mismo momento en que se dieron los resultados de las primarias, por ejemplo, con listas unificadas para el congreso en distintas delegaciones, pero también con cierta tensión entre la ejecutiva general y el bastión de Susana, Andalucía. Con la victoria y el poder en su tierra, Díaz se mantiene como un correoso aliado del partido que buscará en Andalucía crear un PSC en el sur. Pero eso no será posible. Quizás en otros tiempos, como destaca Javier Aroca (2017), pero ahora no. Aunque el exceso de identidad andaluza y la utilización de la identidad nacional andaluza como estandarte del partido en diferentes campañas den réditos electorales, esa proyección no se dará para siempre. Es por esto que tendrán que buscar el acuerdo y entenderse. Sánchez necesita a Andalucía y la marca del PSOE andaluz si quiere intentar ganar en España.

Además, Susana Díaz tiene el poder en los presupuestos y el boletín oficial de la Junta de Andalucía, instrumentos útiles y de importancia en la configuración del modelo español, aunque deberá cambiar su discurso sobre el debate territorial en España. La derrota de las primarias y su inactividad en el gobierno andaluz durante este tiempo la han debilitado. Tal y como señala Jesús Maraña en su nuevo libro «Al fondo de la izquierda», ya el discurso de la España plurinacional va calando en ella y se aleja del rancio españolismo unitario de La Moncloa.

Ahora bien, ¿qué efectos ha tenido en el electorado la vuelta del secretario del partido? En un primer lugar, se ve que se produce lo que ya comentaba El Mundo durante la campaña de las primarias: Una victoria de Sánchez supondría la subida en la intención de voto del PSOE al robarle la cartera a Podemos. En las recientes encuestas publicadas por Metroscopia y GAD3, se pronostica una subida de los socialistas, mientras que Podemos y PP bajan. Esto ya se adelantaba con el CIS de mayo, pero con las encuestas más actualizadas se termina confirmando la tendencia.

Fuente: Elaboración propia a partir de El País (2017).

De esta forma, Metroscopia destaca que tanto la elección de Pedro ha sido valorada como buena por los votantes del PSOE (78%) y de Podemos (81%) y mala, para los votantes del PP y C’s.

Por otro lado, el análisis de GAD3, nos da una visión desde el punto de vista de los escaños y destacan entre los resultados, dos conclusiones que se asemejan a las que se ven a simple vista con el informe de Metroscopia: El PP se desploma por la corrupción y el PSOE de Pedro Sánchez vuelve a coger fuerza. En este caso, los socialistas subirían hasta los 100 escaños y se les ve presumiblemente más vivos que a sus compañeros de Francia tras la vergüenza en las pasadas elecciones donde bajaron hasta los seis escaños.

Así, el mapa que dibuja GAD3, se refleja de la siguiente manera:Fuente: Elaboración propia a partir de ABC (2017).

Fuente: Elaboración propia a partir de ABC (2017).

Con estos resultados y evolución del parlamento se vislumbra que tanto el PSOE como el bipartidismo no están tan muertos como se pensaba y, por tanto, el horizonte del PSOE está por ver. Si los resultados y la imagen del partido mejoran, ¿quién querría abandonar el barco?

 

* Más información| EFE (2017). Jesús Maraña: “La fractura del PSOE “va a seguir ahí””. eldiario.es, 16 de mayo de 2017. Madrid.

* Más información| Aroca, J. (2017). Díaz y Sánchez: Paz por territorios. Blog desdeelsur. eldiario.es, 4 de junio de 2017.

* Más información| Metroscopia (2017). El PSOE recupera la segunda posición en intención de voto. Diario El País, 4 de junio de 2017.

* Más información| Calleja, M. (2017). El PP baja, pero sigue primero, y el PSOE recupera un millón de votos de Podemos. Diario ABC, 5 de junio de 2017.

* Imagen| Imagen 1: Agencia EFE.

* Imagen| Imagen 2: Agencia EFE.
* En QAH| Si Mariano Rajoy no consigue la investidura; Líderes y partidos políticos; De campaña permanente: El 26J volvemos a las urnas.

RELACIONADOS