Coaching Profesional 


Proyecta

Según la Real Academia Española, proyectar significa:

2. Idear, trazar o proponer el plan y los medios para la ejecución de algo.

Está claro, todos conocemos el significado estándar de esta palabra, pero hace poco llegó a mis oídos  una segunda interpretación, más metafórica, y una forma de aplicarla a nuestro día a día:  Me presentaron la palabra proyectaproyecta como el hecho de imaginarte con aquello que tanto ansías y por lo que tanto estas luchando. (Esa imagen que se te acaba de pasar por la mente. Sí, esa). Como resultado, trabajaremos todavía más por aquello que queremos, ya que al visualizarnos con ello, es decir, al proyectarlo, nos hará más ilusión poseerlo.

Y a mí, que tanto me gusta darle la vuelta a las cosas, y darle vueltas también, comerme la cabeza hasta buscarles un fin concreto y adaptarlas a mi rutina, terminé identificándome con una pantalla de cine (y su respectivo proyector, claro).  ¿Confundido? Permíteme explicar mi teoría.

Nuestras ideas, planes de futuro, ilusiones y sueños son sólo imágenes en nuestra cabeza, y nosotros, cañón que quiere reproducirlas, somos los que debemos impulsarlas para que brillen y se vean reflejados en la gran pantalla. Es decir, proyectarlas. Lo típico: luces, cámara y acción. Así día tras día, reto tras reto y el sueño tras la realidad.

espectadores

Pero, ¿qué es una película sin público? ¿sin nadie que observe? Claro que tenemos espectadores. Unos, los más fieles, los que nos respaldan, (ese grupo de fans que espera casi de forma enfermiza el estreno de su trilogía favorita, y están en primera fila el día del estreno) esos, son nuestros familiares y amigos, que aplauden orgullosos cada paso a delante que damos; los hay también desconocidos, incluso está esa persona que jamás esperamos que apareciera por allí  y que se le saltan las lágrimas de vez en cuando; también los hay indiferentes, y algún que otro molesto. Estos últimos, probablemente abandonarán la sala refunfuñando antes de que acabe la función. Pero, ¿acaso por ellos se ha parado algún día la película? Ni hablar, son minoría. No nos frenan. No nos esforzamos por ellos, sino por nosotros mismos, que a veces se nos olvida.

Y la verdad es, que al final del día lo de menos serán los aplausos, tampoco las críticas.

Yo, me quedaría con las ojeras hasta el suelo, pero con el trabajo terminado. Con el dolor de espalda y la sonrisa imborrable al saber que lo has dado todo. Preparándonos para lo peor, pero esperando el éxito al encenderse las luces. Avanzando, pasito a pasito, escena a escena, cuesta arriba pero con la cima siempre a la vista.

Es por todo esto por lo que tanto me llamó la atención esta, mi nueva palabra favorita, y sentía la necesidad de compartirla, regalarla, en definitiva, de proyectarla. Proyecta tus ideas, proyectos e ilusiones. Sé el director de tu película favorita y disfruta siendo espectador de tantas otras. 

Imagen| espectadores

Imagen| proyecta

 

 

RELACIONADOS