Jurídico 


Problemática de la actual regulación de la jubilación anticipada y la jubilación parcial.

La Ley 27/2011, de 1 de agosto, sobre actualización, adecuación y modernización del  sistema de Seguridad Social, introdujo una serie de modificaciones con la intención de  garantizar a largo plazo la sostenibilidad de nuestro sistema de pensiones. Estas modificaciones, que en cierto modo, se basaron en los compromisos adoptados en el marco del Acuerdo social y económico para el crecimiento, el empleo y la garantía de las pensiones, suscrito con fecha 2 de febrero de 2011 entre el Gobierno y los interlocutores sociales, son, entre otras:

pensión-de-viudedad– Incremento progresivo de la edad de jubilación  hasta los 67 años en un periodo transitorio de 15 años, que comienza en 2013 y culmina en 2027.

– Ampliación del  periodo de cómputo para calcular la pensión, aunque se mantiene en 15 años el periodo de carencia.

– Incremento de los incentivos para la prolongación voluntaria de la vida laboral.

Con posterioridad a dicha norma legal, el Gobierno, con fecha 26 de octubre de 2012, remitió un informe en el que analiza la situación de la jubilación anticipada con coeficiente reductor y de la jubilación parcial y en el que se motiva la necesidad de suspender temporalmente –durante un plazo de tres meses– la entrada en vigor de las modificaciones,” a fin de evitar la existencia de consecutivas normas que podrían operar sobre la misma materia en un breve espacio de tiempo”; suspensión que debe operar de modo inexcusable el día 1 de enero de 2013, fecha en que entraban en vigor las modificaciones realizadas por la citada Ley 27/2011.

El 31 de diciembre de 2012 se publica en el BOE el Real Decreto 1716/2012, de 28 de diciembre, de desarrollo de las disposiciones establecidas, en materia de prestaciones, por la Ley 27/2011, de 1 de agosto, sobre actualización, adecuación y modernización del sistema de la Seguridad Social, que reafirma la suspensión  durante 3 meses lo dispuesto por la Ley 27/2012.

Esta medida solo afecta a la jubilación anticipada, es decir, la opción que tiene el trabajador, en determinados supuestos y cumpliendo ciertos requisitos, de acceder a la jubilación antes de haber cumplido los 65 años y a la parcial, que es la iniciada después del cumplimiento de los 60 años, simultánea con un contrato de trabajo a tiempo parcial y vinculada o no con un contrato de relevo no a la derogación de jubilación a 64 años.

Se suspende también la aplicación de los nuevos coeficientes reductores trimestralizados a aplicar en los casos de jubilación anticipada, incluido también el coeficiente reductor de 0,25% por trimestre de anticipo de la edad de jubilación, sobre la pensión máxima de la Seguridad Social.

Por tanto, el régimen jurídico que regula la jubilación anticipada en tanto en cuanto se extienda la suspensión de la Ley 27/2011 en esta materia seguirá siendo el que existía con carácter previo a dicha reforma en 2012, con la salvedad de la jubilación especial a los 64 años que ya ha sido derogada.

Vía| Seguridad Social

Más información|Recursos didácticos de CC.OO.

Imagen| Pensionistas

En QAH| ¿Qué diferencia existe entre prejubilación y jubilación anticipada? 

 

RELACIONADOS