Actualidad Jurídica, Jurídico 


Problemas a la libre circulación de Mercancías en la UE

El modelo de integración económica de la Unión Europea descansa sobre las denominadas cuatro libertades: libre circulación de personas, mercancías, servicios y capitales. Si bien, estas libertades no son absolutas.

La libre circulación de mercancías, que queda recogida en el artículo 28 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, establece una unión aduanera que prohíbe a los Estados establecer aranceles a sus socios y fija un arancel común con terceros países.

Pese a ello, aún podemos encontrarnos barreras a la exportación dentro de las fronteras de la Unión Europea, estas barreras se conocen como trabas.

El proyecto Línea abierta de la CEOE, en colaboración con el Ministerio de Economía y Competitividad y el ICEX, realiza anualmente un estudio que trata de identificar los problemas de las empresas exportadoras españolas en el Mercado Único Europeo para, posteriormente, buscar soluciones en colaboración con Administraciones nacionales y europeas.

Según la duodécima fase del proyecto: una de cada siete empresas españolas ha tenido problemas a la hora de exportar sus productos en la Unión.

Cada año más empresas españolas se animan a exportar.

Cada año más empresas españolas se animan a exportar.

Las normas técnicas en los países de destino han supuesto el principal escollo para la exportación seguida de los problemas en las operaciones comerciales -generalmente relacionados con los pagos- y, a mucha distancia, se situarían las trabas administrativas.

Si realizamos este análisis por sectores, es el sector químico el que ha encontrado más problemas, aunque no muy distantes podemos ver al sector textil, de bienes de equipo y de alimentos transformados.

Cada año más empresas españolas se animan a exportar. En cuanto a los obstáculos por país, Francia ha sido nuestra verdadera bestia negra representando un 24,20% del total de los problemas encontrados seguida de Alemania, con un 15,53%. El otro conocido como eje franco-alemán ha causado problemas principalmente en razón a sus normativas técnicas (exigencias de pruebas en laboratorios locales, no reconocimiento de sellos de calidad, entre otros).

#actualidadQAH

Los problemas con los pagos se han denunciado principalmente contra Italia y Portugal. Gran parte de estos problemas se deben a la exigencia por parte del país de destino de ceñirse a sus normas nacionales.

Para que estás medidas no escondan un proteccionismo que favorezca a las empresas locales ni supongan una traba innecesaria, el Derecho de la Unión exige que esa regulación adicional reúna una serie de requisitos:

1. Deben estar justificadas por razones de interés general y han de ser proporcionadas, por ello se ha de probar un nexo causal entre entre la exigencia y el resultado deseado siendo esta exigencia suficientemente proporcionada para no suponer una traba innecesaria al mercado común.

No es de extrañar, por lo tanto, que los productos químicos hayan tenido más problemas, ya que debido a su peligrosidad pueden entrar en conflicto con los intereses de salud pública o protección del medio ambiente.

Los criterios europeos, llamados a reducir estas trabas y acotarlas únicamente a los casos imprescindibles, descansan en la confianza mutua y la posibilidad de sustitución de medidas, de modo que no se podría exigir a productos de la Unión cumplir con una normativa nacional determinada si el país de origen presenta una legislación similar que alcanza los mismos estándares.

En conclusión, podemos decir que nos encontramos ante otro ejemplo de cómo las grandes libertades, triunfalmente anunciadas, en la práctica finalmente son objeto de ponderación, más si cabe, cuando hay intereses de por medio.

Vía| Línea abierta

Imagen| Exportatebien ; Rankiaine

RELACIONADOS