Economía y Empresa, Finanzas, Jurídico 


Prima de riesgo y otras gráficas interesantes del año 2011: Deuda pública, PIB Vs Empleo y Precio del oro

La prima de riesgo es el sobreprecio (lo que se paga de más en concepto de intereses, o sea, el rendimiento de la deuda) que afrontan los países de la zona euro por emitir deuda pública, en comparación con lo que paga Alemania.  Los diferentes Estados, emiten deuda pública como medio de financiación a través de subastas en el mercado primario de deuda soberana a un precio -interés- que varía en función de la demanda (que a su vez depende del riesgo) y el plazo de vencimiento de los títulos.

Por ejemplo,la prima de riesgo española es lo que paga de más el Tesoro Español por emitir deuda pública en comparación con lo que paga el Tesoro Alemán. Esto es así porque históricamente Alemania ha sido el país con menos riesgo de la UE. Se considera que todo lo que sea pagar más que ella (prima), significa mayor riesgo, y por tanto exige una mayor rentabilidad (de ahí el nombre de prima de riesgo).

En relación con el tema, quería compartir con vosotros esta gráfica que apareció en la BBC y me pareció muy interesante. Y nos conduce a plantearnos, ¿se están disparando las primas de riesgo de algunos países europeos?, es decir, ¿nos financiamos a un coste superior y creciente en relación con Alemania? ¿Tiene nuestra deuda soberana un rendimiento superior?, o ¿los diferenciales están volviendo a su estado de ser antes de la entrada del euro? Lo que está claro es que no era normal que de la noche a la mañana, al entrar la moneda común,  le costara lo mismo financiarse a Grecia que a Alemania pues se rompe el principio económico básico de la relación inversa entre la rentabilidad y el riesgo que explicábamos en estas páginas al no tenerse en cuenta los profundos desequilibrios existentes en la eurozona. Tal y como ha quedado claro en la actual crisis, el hecho de compartir moneda no implica, igualdad de riesgo (ya que tampoco ha existido igualdad en los niveles de endeudamiento de unos y otros). Y si no, ¿Por qué esas diferencias en el rendimiento de los bonos soberanos de los distintos países del euro?

¿Experimentamos crecimiento? Sí. ¿Sostenible? No. Lo peor de todo es que mientras Alemania producía, nosotros consumíamos, no aprovechamos la “bonanza económica” para incrementar nuestra capacidad de producción y productividad, nuestras exportaciones… sino para gastar. Pero, ¿Quién nos financiaba ese consumo?. Pues la misma Alemania, a la cual de tanto vender, sí que le sobraba dinero. Como sabéis es una relación muy parecida a la que mantienen China y EEUU. Yo te financio, tú me compras. Yo gano doble.

 

Parece que esta gráfica que he encontrado en la web de Libremercado sobre la prima de riesgo de algunos de los países periféricos de la zona euro,  representa más fielmente la relación entre el riesgo y la rentabilidad. Podemos comprobar que España ya está por encima de la barrera del 3% de diferencial con Alemania (una prima de riesgo de 300 puntos básicos)

Hablemos ahora de la deuda pública de la zona euro. En este caso os presento una infografía elaborada a raíz de datos del Eurostat y que muestra el ratio deuda pública/PIB (el cambio producido durante la decada 2000-2010), es decir, que porcentaje representa la deuda pública de cada Estado en relación a su PIB, o sea a la suma en términos monetarios de  la producción total de bienes y servicios de ese país en período de tiempo determinado (generalmente un año).

Algo que llama la atención es que Alemania en esta década ha pasado de tener un ratio de endeudamiento público del 59’7% al 83’2%, sin embargo España ha pasado del 59,3% al 61%. Pero, ¿Y la deuda privada?

Hablando de deuda, os dejo esta magnífica gráfica (compara deuda pública y privada) tomada de un Informe de McKinsey  y publicada en BusinessWeek. En esta gráfica, ya podemos ver que el principal problema de España no es el porcentaje de deuda soberana sobre el PIB, sino que es la deuda corporativa y la deuda familiar. Si sumamos el total de la deuda del país, obtenemos un 366% del PIB, de la cual  5/6 partes es privada. Por tanto el sobreendeudamiento es privado, de ahí que no comparta que sea el momento de una política fiscal restrictiva, sino de lo contrario, siempre y cuando se realice de una manera eficiente y coherente (léase se implementen políticas económicas que  apoyen a las Pymes de este país que tan faltas de crédito se encuentran, y que sin duda son el motor de crecimiento económico del país). Veo una gran oportunidad para emprender, para agrandar el tejido empresarial del país con empresas productivas. Empresas que, por supuesto, a la postre contribuirán en la reordenación de las cuentas públicas. Pero parece ser que con demasiada frecuencia olvidamos algo tan básico como que si no hay empresas, no hay trabajo, y que sin éste la Administración no ingresa.

 

Os dejo ahora otra gráfica que ha dado la vuelta al mundo en diferentes blogs económicos y que representa el PIB real de Estados Unidos y el número de personas empleadas. Resalta a simple vista que mientras que el PIB se ha recuperado, el mercado de trabajo sigue sufriendo una anemia escalofriante. La “buena noticia” que podemos extraer es que para producir a niveles del 2007 con aproxiamadamente 6,5 millones de personas menos con empleo, es necesario haber mejorado en productividad. La pregunta ahora es ¿cuánto tiempo tardará en recuperarse el mercado de trabajo?

A continuación, y en relación con el anterior gráfico, os dejo otra gráfica que tuiteó hace un par de días Xavier Sala-i-Martín, profesor de la escuela de negocios de Columbia, NY, y que muestra que el exceso de demanda (y de producción para cubrirla) que hemos experimentado durante la Navidad, no lleva aparejada un incremento del empleo en el sector.

Veamos por último otra gráfica interesante. También llevamos un tiempo escuchando el debate sobre la posible existencia de una burbuja  en el precio del oro. Como sabemos es un activo reserva, que en estos tiempos de inestabilidad financiera y monetaria en la que incluso las “monedas refugio” se ponen en tela de juicio, está experimentando una elevada demanda. Y el incremento de la demanda, conlleva un incremento del precio. Como sabemos el oro cotiza en la moneda de reserva a nivel mundial, el dolar, y por tanto, corrige las caídas en la divisa estadounidense con subidas de precios para corregir la pérdida de valor provocada por la depreciación de la moneda. ¿Hasta qué precio seguirá subiendo? ¿Estamos ante la “burbuja definitiva” como defiende el magnate George Soros?

 

Como hemos visto en estas gráficas, en Europa tenemos un sobreendeudamiento que se está intentando solucionar pero no se sabe a ciencia cierta si las medidas que es están adoptando serán las correctas para retomar la confianza y el crecimiento económico.

Y pregunto al lector ¿Es momento de restricción crediticia y política fiscal restrictiva para reducir el nivel de endeudamiento público? o,  ¿Es momento de tomar las medidas que sean necesarias (incluyo una política monetaria y fiscal expansiva) para revitalizar el abatido crecimiento económico europeo y logrado éste, ya habrá tiempo de restricciones? Ambos caminos tienen sus defensores y detractores. El debate está servido.

Imagen| The Atlantic, NYTimes

RELACIONADOS