Derecho Mercantil, Economía y Empresa, Finanzas, Jurídico 


Prevención y Gestión de la Morosidad y del Recobro: El Escenario del Riesgo

El seguimiento del riesgo: Antídoto de la morosidad.

grafico 1La mejor manera de prevenir la morosidad consiste en realizar un seguimiento del riesgo constante, desde el desembolso hasta el vencimiento, y estar atentos a las alarmas que nos anuncian un posible incumplimiento y que si no actuamos inmediatamente se puede convertir en una situación de morosidad. Seguir la evolución de los riesgos concedidos y la evolución de las personas físicas, profesionales, comercios y empresas es indispensable para anticiparse a posibles problemas futuros. Las incidencias de los riesgos nunca llegan por sorpresa, el riesgo avisa a través de diferentes síntomas, actitudes y acontecimientos.

Se deben detectar las situaciones comprometidas de los clientes acreditados, antes de que estas sean irreversibles, a fin de disponer de un mayor margen de reacción.

El seguimiento del riesgo debe formar parte de nuestra cultura financiera y debe entenderse como una gestión más, implícita en el desarrollo de nuestra labor profesional.

El cliente, el producto y el entorno. 

Para realizar un buen seguimiento es necesario haber definido un sistema de alertas tempranas capaz de prevenir la morosidad y estar atentos, de una manera continuada, a todos los momentos y factores que amplifican el nivel del riesgo de las operaciones. Diariamente recibimos “señales” de alerta que grafico 2nos pueden ayudar a prevenir un posible impago. Conocer en cada momento la situación real de nuestra cartera de clientes es un factor determinante. La información se convierte en un valor en alza y la prevención pasa a ser nuestra mejor aliada, permitiendo posicionarnos en una situación más ventajosa a la hora de gestionar con éxito el cobro de nuestros clientes.

Muchas son las herramientas a disposición del responsable de Crédito y Cobros para conocer de antemano la situación de los clientes actuales o potenciales y minimizar así un posible impagado: informes comerciales/financieros de empresas externas especializadas, modelos de análisis de credit-scoring, programas informáticos grafico3especializados en gestión de cobro. Sin embargo, hay un tipo de información que complementa las anteriores y que, a nuestro parecer, es fundamental: la que proviene de fuentes internas de la propia compañía, y de clientes y proveedores comunes. A través de un sencillo check-list, identificaremos y analizaremos cada una de esas “señales”, asignándoles un grado de alerta y permitiéndonos así poder valorar y prever el riesgo de impago de nuestros clientes. Todo ello debe ir acompañado de una política de gestión del riesgo consensuada con todas las áreas de la compañía involucradas y apoyada por la Dirección General.

La metodología del seguimiento debe contemplar la evolución del entorno financiero y el posible impacto que puedan tener las dos variables más importantes del riesgo: el cliente y el producto.

 

Más información| Señales de alerta para prevenir la morosidad

En QAH| ¿Cuáles son las funciones del Sistema Financiero Español?

RELACIONADOS