Economía y Empresa, Finanzas 


Presté dinero y no me lo quieren devolver

Así que prestaste dinero y no has podido recuperarlo. Existe un dicho que va así: “presta sólo aquello que te puedes dar el lujo de perder”. Tiene un poco de razón, ya que es algo arriesgado. Aunque a veces le prestemos a amigos o a familiares, hay quienes no nos pagan y cobrarles es vergonzoso.

Si te sientes incómodo al cobrar, recuerda que la otra persona tuvo la confianza para pedirte prestado, por lo que tú deberías tener la misma confianza para pedir tu dinero de regreso.

Si no sabes cómo cobrar el dinero que te deben, aquí hay unas pequeñas recomendaciones que pueden ayudarte a recuperar tu “inversión”.

Cómo pedir el dinero que presté y no me quieren pagar

  1. Recuérdales

Quizá la persona a la que le prestaste dinero tiene muchísimas cosas en mente o simplemente es olvidadiza; la otra parte puede haber olvidado la deuda, con más razón si la cantidad era “pequeña”. Intenta un acercamiento amistoso a través de un mensaje como “Hola, ¿cómo estás? Me preguntaba si ya tienes el dinero que te presté el mes pasado?”

 

  1. Definir un plazo

Si la fecha de pago es “cuando la otra persona tenga dinero”, es probable que nunca llegue. Definir una fecha de pago te da la seguridad para acercarte a quien te debe y pedirle (o recordarle) tu dinero. Por otra parte, al que recibió el préstamo le da un límite para devolverlo.

Sí la razón de pago es porque la otra persona no tiene dinero, puedes ofrecerle saldar la deuda en pequeños pagos con cierta periodicidad.

  1. Pregunta sobre el estado del problema

Normalmente cuando las personas piden prestado a sus conocidos es por una situación de emergencia. Pregúntales si pudieron pagar su deuda, comprar lo que les urgía, etc. Esto servirá como un recordatorio sobre tu pago; tal vez no recibas tu dinero como respuesta inmediata a la pregunta, pero hay posibilidades de que regrese a ti en los próximos días.

  1. Sé sincero con tu deudor

Así como esta persona apeló a tu lado sentimental hablándote de su problema, tú puedes hacer lo mismo al expresarle lo incómodo que es para ti tener que cobrarle. Si esto no funciona, coméntale sobre un problema que tienes y para el cual necesitas el dinero o mejor aun, de lo decepcionado que estás por su gran falta de compromiso.

pedir dinero prestadoÉstas técnicas funcionan para todos aquellos casos en los que el problema del cobro no es tan grave, pero sí ya pasaste la siguiente etapa y tu deudor te evita o te dijo abiertamente que no pagará, puedes tomar las siguientes medidas:

  1. Utiliza un tercero

No me refiero a que contrates a un matón y cobres la deuda a lo “gángster”. Si tienen un amigo en común, apela a la bondad de éste y pídele que sea intermediario entre tú y la otra persona. No se trata de que sea un cobrador tal cual, si no una persona que le recuerde. También puedes hablarle de algún problema financiero que tengas, por el cual te urge tu dinero.

  1. Cóbrate a lo chino

Si es una deuda pequeña, invita a la otra persona a comer. Pide un platillo del mismo valor de la deuda y al momento de dividir la cuenta di: “Si quieres tú paga y terminamos con lo que me debes”. Probablemente a la otra persona no le haga mucha gracia, pero se encontrará entre “la espada y la pared”.

Tal vez no cobres todo tu dinero, pero al menos disfrutaste de una buena comida. Además, siendo realistas, no es muy lógico que la otra persona acceda a gastar dinero que sigue debiendo.

  1. Sé su consejero financiero

Si se trata de una relación cercana y que no deseas perder, puedes ofrecer tu asesoría financiera para poner en orden sus gastos. No es necesario que seas experto, con lo poco que sabes puedes ayudarle a que entienda lo nocivo de los gastos hormiga o que hay ciertas salidas de dinero (como el gimnasio) que se pueden suprimir.

  1. ¿Amistad o dinero?

¿Vale más tu relación con esa persona o tu dinero? Si decides que la persona es más valiosa para ti, entonces recuerda no volverle a prestar dinero jamás y cierra el tema. En caso contrario, tal vez tengas que recurrir a medidas legales para recuperar tu dinero, pero ten en claro que la relación no se podrá reparar.

  1. Piensa antes de prestar dinero

Si es un apuro de emergencia y tu amigo siempre ha sido muy ordenado con su dinero, no hay tanto riesgo. En cambio, si es una persona que siempre tiene apuros, tal vez no sea buena idea prestarle.

 
Vía|ComparaGuru.com | Ana Vasquez
Más información|Wikihow
Imagen|Imagen 1 | Imagen 2
En QAH|¿Cómo puede el avalista reclamar el dinero al deudor? 

RELACIONADOS